Skip to main content

Análisis técnico y comparativa de Flight Simulator en Xbox Series X

Microsoft Flight Simulator

06/08/2021 - 13:00

Acaba de aterrizar uno de los juegos más esperados de Xbox Series y analizamos el rendimiento de Flight Simulator en Xbox Series X y comparamos esta versión tope de gama en consola con la versión de PC.

Que Flight Simulator haya llegado a Xbox Series es todo un logro, ya que desde sus inicios en 1982, la saga se había mantenido como una exclusiva de los ordenadores.

De hecho, nació como un juego muy… Microsoft. Y es que, en los 80 y 90, sobre todo, Microsoft inventaba más bien poco y se limitaba a comprar y “comprar”, entre comillas, programas a los que simplemente añadía su nombre delante.

Flight Simulator nació en 1979, pero Microsoft Flight Simulator 1.0 vio la luz en 1982 para demostrar el poderío de los ordenadores IBM frente a los Apple de 8 bits.

A lo largo de las entregas, el juego siempre ha impulsado la tecnología y no solo ha sido un simulador de lo más competente, sino un logro a nivel visual.

La nueva entrega de PC en 2020 fue un hito debido a su realismo y Asobo Studio no tenía fácil convertir el juego a Xbox Series X y Series S, pero como veremos en nuestro análisis de Flight Simulator 2020, lo cierto es que han conseguido una proeza.

Antes de continuar, si queréis leer el análisis del juego en sí, podéis hacerlo en este contenido de HobbyConsolas.

El rendimiento del juego en Xbox Series X

La versión que hemos estado probando estos días es la que corre en Xbox Series X -análisis-, la consola tope de gama de Microsoft y es, de hecho, un juego que no sale en las obsoletas, en muchos aspectos, Xbox One.

Así se pueden aprovechar los elementos de la nueva consola al máximo, algo crucial como veremos más adelante, y la verdad es que para ser un port muy complicado, las cosas no han salido nada mal.

A lo largo de nuestras pruebas hemos podido ver que en todas las situaciones, desde las más controladas hasta las más complejas, el juego rinde a la altura de lo que se espera de la saga y tenemos unos parámetros visuales con una calidad impresionante.

Análisis Flight Simulator Xbox Series X
A.A.H.

La distancia de dibujado, el detalle de las sombras, la rica iluminación en tiempo real y el modelado de los aviones brilla con luz propia y, aunque parezca que no, es un juego tremendamente exigente a nivel de hardware.

Los reflejos en los aviones están ahí, así como el brilli brilli de los edificios cuando hay agua cerca y todo luce de manera impecable gracias a una iluminación muy bien calculada.

La paleta de colores también acompaña al realismo, ya que no notamos que haya ningún elemento más saturado de la cuenta en la imagen, algo que podría sacarnos de la veracidad que intenta recrear el juego, y la verdad es que todo está hecho para que nos creamos que estamos pilotando un avión de verdad.

Esta sensación aumenta cuando ponemos la vista interior, la de cabina, ya que tanto la iluminación como las texturas son perfectas aunque, eso sí, hay algunas sombras que tienen menos definición de lo que deberían y muestran unos elementos de borde serrado, pero no es nada grave.

La resolución nativa es 1.440p en la versión de Series X, que llega a 4K con la técnica de reconstrucción de imagen de Microsoft, algo a lo que nos vamos a tener que acostumbrar esta generación tanto en consolas como en PC para lograr un mayor rendimiento.

Análisis Flight Simulator Xbox Series X
A.A.H.

Y, hablando de rendimiento, aquí la experiencia no es tan redonda como cabría esperar. El juego es muy exigente y no tenemos 60 fps, sino una tasa de 30 fps tanto en interiores como en exteriores que, en ocasiones, presenta algunos bajones, sobre todo cuando sobrevolamos ciudades grandes.

Eso sí, el problema parece ser de la primera carga, por así decirlo, de las texturas del escenario cuando empezamos a sobrevolar una zona, ya que una vez los elementos han cargado, la experiencia me ha parecido prácticamente perfecta a esos 30 fps. 

Y esto también me ha pasado en algunos escenarios de PC como Tokyo, París y Nueva York, así que parece algo inherente al juego.

Análisis Flight Simulator Xbox Series X
A.A.H.

En mi opinión, este juego no necesita 60 fps porque no es un título de reacciones rápidas, pero si queréis algo más de fluidez y contáis con un televisor compatible con VRR, vais a poder arañar frames por segundo extra, ya que el frame-rate se desbloquea.

La difícil tarea de hacer prácticamente un clon de la versión de PC

Flight Simulator sigue siendo uno de los títulos más exigentes de PC y era imposible adaptarlo a Xbox One no solo por la potencia que necesita de GPU y CPU, sino porque es un juego que utiliza de manera muy intensiva el SSD y el ancho de banda superior de Xbox Series para transferir información del procesador a la gráfica y la memoria.

Y lo cierto es que han conseguido una versión increíblemente fiel a la del PC. Comparando una versión con otra vemos que los ajustes visuales son prácticamente idénticos.

Las texturas en consola parecen al máximo, así como la distancia de dibujado, que es uno de los parámetros gráficos que más consumen.

Es algo que se aprecia en las ciudades más grandes y me alegra que sea así porque la potencia visual es una parte fundamental de la experiencia de esta saga.

El cambio más notorio entre el PC y Xbox es que las nubes en Xbox parecen estar en un escalón inferior a las de PC.

Y otra parte crucial de la experiencia es la carga de mapas de alto detalle y el uso de mapas de Bing.

Análisis Flight Simulator Xbox Series X
A.A.H.

Para lo primero, debemos ir a la zona correspondiente del menú para descargar los paquetes de datos extra que permiten generar algunos escenarios con una mayor carga de detalle.

Para usar los datos de los mapas de Bing también tenemos que navegar por el menú para activar la opción. Evidentemente, es algo que va a estar tirando de vuestra red.

Y hablando de transferencia de datos, es un juego que necesita un SSD como el de las máquinas de nueva generación sí o sí.

La carga inicial tarda más de dos minutos, siendo la más larga del juego y la carga en el propio nivel tarda algo menos, pero sigue siendo importante. Esto es así por la cantidad de información que necesita cargar antes de cada partida.

Eso sí, es compatible con Quick Resume y no me ha crasheado ninguna vez, así que es algo que se agradece.

Solventando los problemas del control

El control era algo que me preocupaba porque Flight Simulator es un juego que utiliza el teclado como pocos juegos pueden hacerlo. 

Prácticamente cada tecla es una acción, tenemos combinaciones y con el ratón podemos controlar fácilmente los controles de cabina.

Aquí se han tenido que adaptar los controles a un mando con muchos menos botones y también tenemos atajos y vamos a poder volar en un modo muy asistido para controlar el avión como si fuera un GTA, pero si queréis sacar partido a la experiencia os recomiendo que juguéis en la vista interior controlando los botones de la cabina directamente.

Creo que el control es algo pesado tan y como viene de fábrica, por lo que os recomiendo aumentar la sensibilidad de los sticks para tener una mejor experiencia y, hecho esto, creo que se adaptan lo mejor posible a una experiencia con mando.

Análisis Flight Simulator Xbox Series X
A.A.H.

 Eso sí, la interfaz es bastante incómoda porque es la de PC y, de hecho, cuando cargamos el título por primera vez sale un puntero de ratón en la esquina superior izquierda.

Eso sí, si queréis, podéis usar ratón y teclado en la versión de Xbox, y es algo que os recomendamos para exprimir la experiencia.

Al final, Microsoft ha conseguido sacar jugo a Xbox Series para crear una versión no solo muy sólida en consola, sino realmente parecida a la de PC en lo que a carga gráfica se refiere.

Análisis Flight Simulator Xbox Series X
A.A.H.

Es una experiencia espectacular y un gran ejemplo de lo que podemos esperar de los juegos desarrollados para sistemas de nueva generación. 

Series X

Series X

Así es Xbox Series X, la consola de nueva generación de Microsoft y la más potente de todas las que van a llegar en este comienzo de generación gracias a su potencia y capacidad del SSD.

Y lo mejor de esta entrega es que, al estar incluida en Game Pass, es más accesible que nunca y todos vais a poder darle una oportunidad.

Series X

Series X

Así es Xbox Series X, la consola de nueva generación de Microsoft y la más potente de todas las que van a llegar en este comienzo de generación gracias a su potencia y capacidad del SSD.

Y además