Qué es y qué beneficios aporta instalar una ROM Android

Instalar ROM Android

Si tienes Android, seguramente ya habrás oído hablar de las Custom ROM.

Se trata de personalizaciones de Android no oficiales y que, en el caso de que dispongamos de ciertos conocimientos avanzados, nos permiten cambiar el sistema operativo que venía por defecto en nuestro móvil.

Seguramente, si tu dispositivo tiene ya un tiempo, habrás notado que ya no van tan rápido como antes, que algunas nuevas apps no son compatibles y no puedes instalarlas o, simplemente, te has cansado de la interfaz que el fabricante incluyó a modo de capa sobre la versión de Android original.

Pero antes de que te decidas a adquirir un móvil nuevo, todavía puedes probar a instalar una ROM Android.

Pero, ¿qué es una ROM Android?

ROM son las siglas en inglés de Read-Only Memory, esto es, memoria de solo lectura, y es donde se instala el firmware que permite funcionar al teléfono. Aquí se alberga el sistema operativo Android con las pertinentes adaptaciones que cada fabricante suele incluir, configurado adecuadamente para que interactúe de la mejor forma posible con el hardware presente en cada terminal.

Por ello, dado lo sensible de esta zona, aquí no es posible hacer modificaciones a menos que forcemos el modo de administrador y obtengamos permisos de «root». De esa forma, se evitan daños accidentales, y de ahí la razón de ser de la memoria de solo lectura (ROM).

Dada la propia naturaleza de Android, basado en código abierto, existen multitud de modificaciones que cambiar los parámetros más diversos del sistema operativo, y en consecuencia en Internet abundan las ROM Android hechas por distintas comunidades de usuarios y desarrolladores.

Lo habitual es que en ellas se eliminen funciones prescindibles o que se introduzcan otras nuevas (que, a menudo, acaban siendo incluso implementadas por Google de manera oficial meses más tarde).

Encuentra tu ROM Android ideal

ROM Android populares

Por supuesto, con los debidos conocimientos avanzados, también podremos crear nuestra propia ROM Android, pero es algo que queda reservado a expertos en un principio. Recurriendo a algunas de las ROM Android más populares evitaremos fallos y obtendremos una versión más o menos estable que permita a nuestro viejo móvil lucir nuevos galones (o aprovechar al máximo el potente hardware de los terminales más recientes, claro está).

Al instalar una ROM Android, hemos de tener en cuenta que perderemos la versión que incluyó el fabricante, con lo que hacerlo corre a cuenta y riesgo del usuario. Por fortuna, gracias a Internet es fácil encontrar soporte y recibir ayuda para llevar a cabo todo el proceso con éxito.

A la hora de empezar, algunas de las ROM Android más populares son CyanogenMod, AOKP, OmniROM y Paranoid Android, basadas ya en el sistema operativo móvil más reciente de Google, Android KitKat 4.4.

Por lo general, encontraremos versiones en fase experimental y otras más pulidas y probadas que no presentan problemas conocidos. Lo mejor es buscar en sus páginas web si nuestro móvil está ya soportado y seguir con el proceso de instalación tal y como se detalle en ellas.

Cuáles son las mejores ROM Android

¿Qué beneficios aporta una ROM Android?

Los beneficios de instalar una ROM Android son muy variados. Por ejemplo, pueden estar optimizadas para que la batería de nuestro móvil dure más, desactivando por defecto aquellos procesos que más energía consumen e implementando modos de ahorro de energía más eficaces que los que incluye de serie el fabricante.

También puede ser simplemente que nos interese cambiar el aspecto de Android por otro nuevo y, por supuesto, ser capaces de actualizar a las últimas versiones, ya que muchas veces los fabricantes dejan de prestar este servicio cuando ha pasado poco más de un año en favor de sus móviles más recientes.

Además, el rendimiento general puede ser otro de los grandes beneficiados tras instalar una ROM Android, y si tenemos un teléfono libre nos será aún más fácil dar el salto.

Extrema las precauciones antes de empezar

Para «flashear» el móvil e instalar una ROM Android, primero deberemos contar con permisos de Root, como ya hemos avanzado. Por ejemplo, con algunas modificaciones como CyanogenMod el proceso se simplifica al extremo, bastando con instalar un programa en el ordenador o incluso directamente en el propio terminal. Así, se convierte en una opción ideal para los usuarios menos experimentados. También puedes echarle un vistazo a algunas apps como ROM Installer o ROM Manager.

ROM Installer

Eso sí, siempre debes tener especial cuidado durante el proceso, ya que en caso de fallo puedes inhabilitar tu móvil y convertirlo en un «brick» (o ladrillo, ya que no será capaz de encender de nuevo). Siempre que vayamos a flashear el teléfono conviene que la batería esté cargada al máximo y seguir al detalle las instrucciones que se nos indiquen.

En caso de catástrofe, a veces podremos reiniciar el móvil en modo de recuperación y tratar de dejarlo todo como estaba. También es conveniente, claro está, hacer una copia de seguridad de todos nuestros datos antes de comenzar con el proceso.

Todas las ROM Android tienen sus propias características, con lo que es bueno que te «empapes» de información antes de decantarte por una u otra. En la Red existen cientos de tutoriales y recursos con los que ponernos manos a la obra. Entonces, ya estarás listo para romper las cadenas de tu dispositivo gracias a una ROM Android.