Clones y copias chinas, cuando lo barato sale caro

Clones y copias chinas, cuando lo barato sale caro

Los chinos son unos verdaderos maestros a la hora de copiar. En oriente lejano se están creando reproducciones de ciudades enteras y monumentos. Pero también en cuestiones de tecnología los chinos no se detienen ante nada y producen copias casi perfectas de los productos más deseados a precios de risa. Apenas se presenta un nuevo modelo en el mercado, aparece una copia.

En el caso del Samsung Galaxy S8, por ejemplo, las primeras ʻinterpretacionesʼ aparecieron casi a la vez que el original. El clon lo puedes comprar por 90 € en ciertas tiendas onlineel S8 de verdad parte de los 650 €‒.

Por fuera es difícil distinguirlos, incluso figura el logo de Samsung. Pero tras encenderlo se ve que es una copia: el rendimiento es inexistente y la pantalla tiene gruesos bordes negros, no como el modelo original.

Apple es el ejemplo

Los productos de Apple son especialmente clonados: los iPhone, iPad e incluso MacBook‒ de Cupertino son caros y se consideran como símbolos de estatus. Y compañías como Onda se han especializado precisamente en este tipo de productos. Copian con bastante fidelidad el aspecto de esos dispositivos para sus productos, que luego presentan como ʻdesarrollos propiosʼ.

Galería de fotosClones y copias chinasver las 10 fotos

El Onda Pony de la galería, por ejemplo, se diferencia del MacBook de Apple ya que el dispositivo de 200 € viene con Windows en lugar de MacOS. Y los componentes del interior son todos baratijas. En la aduana, este tipo de productos naturalmente no caen bien. A fin de proteger a las marcas, los aduaneros se fijan especialmente en los plagios.

Cuando llegan productos desde China, normalmente se comprueban en detalle ‒incluso se verifican las marcas como CE (sobre seguridad) y similares‒. En el peor de los casos estos productos no llegan a manos del cliente. Y este no vuelve a ver su dinero, claro.

Los mejores móviles Android de 2017

Por ello los vendedores chinos eligen otra vía alternativa: envían los productos problemáticos a través del Reino Unido o los Países Bajos. Y desde esos países europeos los productos entran sin problema de aduanas en otros países de la Unión. Copias chinas... ¡ni se te ocurra! Los diseños bien copiados y los bajos precios atraen a los clientes. Pero que no te engañen, porque no solo el precio es lo barato, sino también los materiales empleados y la calidad.

Cosas que estabas haciendo mal y no lo sabías