El fracaso de Wii U le baja el sueldo al jefe de Nintendo

Nintendo Wii U

El presidente de Nintendo, Satoru Iwata, aseguró a los periodistas que va cobrar un salario un 50 por ciento menor durante cinco meses para compensar la recesión por la que pasa la compañía, mientras que otros miembros de la junta sufrirán una reducción salarial de entre el 20 y el 30 por ciento. 

Cuando se le preguntó si su recorte salarial podría extenderse más allá de junio, Iwata contesto que "Tomaré una decisión después de ver la situación de la gestión en ese momento."

Nintendo tiene previsto celebrar una conferencia con varios analistas el jueves para delinear los planes de una nueva estrategia de negocios.

La noticia llega apenas una semana después de que Nintendo anunciase que espera volver a caer en números rojos en marzo y recortó su pronóstico de ventas de Wii U, debido a que la demanda de la temporada de vacaciones ha sido más débil de lo esperado.

Los analistas han criticado la limitada selección de juegos de la Wii U, mientras sus rivales Sony y Microsoft disfrutan de una sólida demanda para sus nuevas consolas PlayStation 4 y Xbox One.

"Peor de lo esperado, el rendimiento de Nintendo se debe principalmente a una caída en la Wii U", dijo Hideki Yasuda, analista de juegos de Ace Securities en Tokio.

"Nintendo no ha dado a conocer titulos atractivos de juegos, lo que frenó las ventas de consolas. Además, sus rivales han visto crecer la demanda de sus videoconsolas, que están robando su cuota de mercado".

Nintendo también ha sido criticado por negarse a licenciar algunas de sus marcas emblemáticas, como Donkey Kong y Super Mario, para su uso en apps móviles.

Pero Iwata hizo alusión a un movimiento en el negocio de los juegos en móviles, diciendo que "la forma de utilizar los smartphones es el tema de nuestra conferencia política de gestión (jueves)".

Las acciones de la compañía han caído un 12 por ciento desde que se advirtió que sería una año de pérdidas y tras vender sólo 2,8 millones de unidades de la Wii U en todo el mundo.

Este mes, Iwata se disculpó ante los accionistas de la crisis, diciendo que "mi deber, más que cualquier otra cosa, es el renacimiento de nuestro impulso de negocio".