Una vuelta en el coche de auto-conducción de Google

Una vuelta en el coche de Google

Seguro, suave, predecible, sin incidentes. Por la descripción, bien pudiéramos estar hablando de un análisis de un monovolumen. Pero es justamente de esta manera que un grupo de periodistas describió su paseo en el innovador coche de auto-conducción de Google.

El lunes, el gigante invitó a varios periodistas a que tomaran el asiento trasero del coche no-tripulado. Esto ocurrió después de que Google anunciara que los coches sin conductor habían recorrido más de 700.000 millas en las carreteras de California.

Al final, los periodistas coincidieron en que el paseo fue, incluso, algo aburrido -como ir en el coche con el abuelo-, pero que la navegación entre obstáculos literales e institucionales en el futuro pudiera ser más difícil.

De compras, gratis, en un coche sin conductor de Google.

El coche llevó a los periodistas en un recorrido predeterminado de 20 minutos alrededor del suburbio de Mountain View, California, donde se encuentra la sede central de Google, y donde se acumuló la mayoría de las 700.000 millas recorridas.

Aparentemente, Brian Womack de Bloomberg Businessweek informó que el viaje fue sumamente cauteloso, comparado con la mayoría de los conductores humanos.

"Le dió al Mini Cooper frente a nosotros varios autos de distancia de espacio, una distancia que la mayoría de las personas no darían", escribe. "El tester de Google, que me acompañó en el viaje, dijo que el coche es más cauteloso cerca de las vías del ferrocarril. Después de retomar Shoreline Boulevard, una de las principales calles de la zona, el coche siguió otros vehículos a una distancia más normal. Y redujo la velocidad cuando se acercó un ciclista por la derecha, antes de separarse para evitar el jinete. Cuando se trata de compartir la calle, los humanos podrían aprender una cosa o dos de esta tecnología", concluyó.

La mayoría de los reporteros, sin embargos, se mostraron bastante cautos respecto al futuro. Muchos resaltaron la necesidad de incluir sensores que se adapten a distintas condiciones climáticas fuera de la burbuja climática de Google en California.

Se dice que los sensores de auto-conducción de Google ha tenido problemas con la lluvia y la nieve, y son tan seguros como los humanos a la hora de conducir con niebla.

Dicho esto, muchos periodistas señalaron que las estadísticas de accidentes en coche apuntan en gran medida a errores humanos como la causa.

Accidentes de tráfico representan 33.000 muertes por año en los EE.UU., y el 90% de los accidentes que resultan en la muerte de personas entre los 4 y 34 años se deben a errores humanos.

Fuente: The Christian Science Monitor