Smartphones, tablets y cámaras réflex copan la electrónica

Smartphones, tablets y cámaras réflex copan la electrónica

IFA no es la que era. Ni mejor ni peor, no es la misma. La feria de electrónica de consumo europea, donde la televisión era la reina, parecía canibalizada por el Mobile World Congress, esa es mi impresión, y no sólo mía. Y es que este año en IFA 2013 aún siendo los mejores televisores que hemos visto jamás, abanderadas por la resolución 4K, lo cierto es que los flashes se los llevaron nuevos terminales móviles, tablets y algún que otro reloj inteligente... Un poco injusto.

Lo que sí se ha notado es cierto optimismo, con la cercanía de las Navidades, un esfuerzo importante por la mayoría de los fabricantes, 15.000 en total, por apostar con fuerza por sus novedades en audio y vídeo, fotografía, hogar, y también telefonía. ¿Habrá "brotes verdes" por fin en el sector? Donde también se ha sentido más fuerza ha sido en el mundo de los electrodomésticos, con lo último en neveras, lavadoras y secadoras o climatización. Lavadoras inteligentes, capaces de detectar si has puesto demasiado jabón o frigoríficos con cajones que reproducen la luz solar a través de LEDs que permiten que las frutas y verduras maduren en su interior.

Cámaras de foto, mejor buenas aunque caras

El mercado fotográfico, en crisis (ha perdido un 10% en el primer trimestre de 2013 en comparación con el mismo periodo del año pasado), también hace sus pinitos en IFA cada año. Sobre todo marcas como Sony o Panasonic que cuentan con un amplio catálogo en todas las categorías de electrónica. Según datos de los últimos estudios realizados por GfK, en Europa el mundo de la fotografía presenta un panorama muy fragmentado, mientras que algunos segmentos, como las cámaras compactas con poco zoom, pierden fuerza (casi un 40%) en aras de los smartphones con buenas cámaras, otros, los que representan las cámaras de alto valor en funciones y calidad, crecen. Despacito pero crecen.

Las preferidas, las réflex con sensor Full Frame, que han crecido un 26%, consiguiendo un 14% del mercado de gama alta en valor, donde las réflex más normalitas caen (un 10%) y también lo hacen las CSC o compactas de objetivos intercambiables, con un 8% menos. Las otras bien paradas, las compactas más caras y las ultra delgadas, que destacan por sensor grande (crecen en un 7%) o por el alcance de su zoom (con un 44% más). Juntas suponen el 25% del mercado de cámaras de gama alta. El auge de las cámaras réflex también afecta al de los accesorios, lo que ha significado de nuevo un crecimiento en la venta de objetivos y flashes, que en valor ya supone un 22% del mercado fotográfico. Al diseño, pequeño tamaño, sensor y zoom grandes, se une la conectividad como características más demandadas. En junio, una de cada siete cámaras permitía compartir imágenes.

Aunque el mercado fotográfico no pasa por su mejor momento, y la competencia de los smartphones (algunos con cámaras envidiables) es feroz, lo cierto es que también han introducido a muchísimos consumidores en el mundo de la fotografía y ahí está la oportunidad que han de aprovechar las marcas fotográficas, en convertir a los que les ha picado el gusanillo de la foto en auténticos fotógrafos que necesitarán, seguro, una cámara mejor.

Smartphones y tables, crecimiento sin freno

La demanda global de móviles ha conseguido un nuevo récord. Jamás se vendieron tantos móviles como el la primera mitad de 2013, sobre todo de smartphones que gracias a la existencia de distintas gamas son ahora más asequibles. Según GfK, de enero a junio de este año la demanda de smartphones en el mundo creció un 66%, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Del mercado total de terminales móviles, el 59% eran smartphones. En 2012, fue un 41%. El pionero en esta tendencia es el mercado chino que ha conseguido un ratio de crecimiento ttal de un 37%. En lo que a dispositivos móviles se refiere, en China un 85% corresponde a smartphones. El segundo mercado más potente en este sentido es Europa Occidental, con un 71%. Mientras, los móviles tradicionales se venden en África, India y América Latina. 

En Europa, aunque la penetración de smartphones avanza, no parece que vaya a haber una reducción de precio significativa. Y es que el precio medio para terminales no subvencionados se mantiene estable en unos 350€. Los más caros, con funcionalidades más avanzadas pueden llegar a los 500€, aún así defienden su posición en el mercado con un 30% de este. 

Más grandes, delgados y rápidos. Ah, y con Android. En términos de diseño está claro, pantallas grandes, carcasas ultradelgadas y procesadores potentes. En Europa el porcentaje, según GfK, de smartphones con una pantalla de al menos 4,5" crece sustancialmente. El tamaño también ha aumentado, tanto que la tendencia para el 2014 son los phablets, una categoría de smartphones que cuentan con pantallas con una diagonal mayor a 7". 

En funcionalidades, han mejorado en memoria, velocidad de procesamiento, tecnologías como la NFC... Y en cuanto al sistema operativo, Android está consiguiendo una posición de liderazgo entre los sistemas libres: tres de cada cuatro teléfonos inteligentes que se vendieron en Europa estaban basados en esta plataforma.

GfK predice para finales de año un 16% en el crecimiento de volumen de ventas para nuestro continente, con 115 millones de dispositivos, 950 en el mundo entero.

En cuanto a los tablets... 

La demanda global del consumidor de ordenadores ha crecido un 18% en los últimos seis meses, en especial gracias al mercado emergente de los tablets. Un 110% en Europa, que tiene que ver mucho con el uso del disfrute de contenidos. El poder que ostentaban hasta ahora los tablets de 9 o 10” está siendo puesto en manos de tablets más pequeños, de 7”, y también más baratos. Funciones como WiFi y pantallas táctiles están haciendo que se multipliquen sus usuarios. Los tablets grandes de primera generación han bajado en ventas, quizás por su alto precio y por cierta saturación del mercado. Unido a nuevos diseños y formatos para portátiles, all in one, y pequeños tablets están revolucionando el mercado y el gusto del consumidor que busca un “nuevo ordenador”.