La aclaración de Fomento salva a Blablacar y a sus usuarios

Fomento aclara que compartir gastos es legal y respalda a Blablacar

El Ministerio de Fomento, con Ana Pastor a la cabeza, amenazó ayer con sancionar tanto a las empresas que ofertan o prestan servicios de transporte compartido en sus webs con ánimo de lucro como a los usuarios de aquellos coches que se presten a utilizarlo.

Así, las multas a las que se enfrentan estas empresas podrían alcanzar entre los 4.001 y los 6.000 euros. En caso de reiteración, la sanción podría elevarse hasta los 18.000 euros

Por otro lado, los usuarios que pongan su vehículo a disposición de este servicio de transporte compartido podrían ser multados con sanciones que van desde los 401 hasta los 600 euros

Así lo anunció el departamento que dirige Ana Pastor a través de un comunicado del que se hizo eco Europa Press, amparándose en la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT), que afirma que para llevar a cabo un servicio de transporte en vehículos por cuenta ajena se debe contar con una autorización de la Administración. .

Estas son las mejores apps para compartir coche

Discrepancia e indignación han sido dos de las reacciones más vistas en las redes sociales ante esta medida anunciada por el Ministerio de Fomento, que corrieron por Internet como la pólvora. 

Ante esta ola de reacciones, el gabinete de Ana Pastor ha querido hacer una aclaración que respalda a los usuarios de Blablacar, una de las compañías más famosas y con mayor número de usuarios en esta actividad. 

Y es que según asegura Diario.es tras esta puntualización "los gastos compartidos no cuentan como retribución por usar el coche de otros" principio en el que, por otro lado, se basa Blablacar.

Blablacar es una compañía sin ánimo de lucro con web y app, en la que usuarios se encuentran y quedan con el fin de compartir un vehículo ante un viaje, compartiendo los gastos del mismo.

La propia compañía ha querido emitir un comunicado al verse envuelta en esta polémica, transmitiendo a todo el mundo la seguridad de que su servicio no tiene ánimo de lucro y que ni ellos ni sus usuarios "se dedican al transporte de viajeros por cuenta ajena".

Además desde Blablacar quieren distanciarse de Uber, otra de las empresas señaladas y cuyos usuarios, por el contrario, "sí ejercen una actividad profesional cobrando una retribución económica para llevar pasajeros dentro de la ciudad, en distancias muy parecidas a las del taxi".

Fomento quiere así apaciguar los ánimos ante la indignación que se había despertado en las últimas horas.