Así espía Google tus emails en busca de pornografía infantil

Así espía Google tus emails en busca de pornografía infantil.

Google es capaz de detectar fotos de pornografía infantil en los emails enviados a través de Gmail, sí. Y te denunciará si lo descubre.

Pero no espía las fotos de sus usuarios, no tiene un software de reconocimiento de imágenes, y es imposible que acabes en comisaría por enviar a tu suegra imágenes de tus hijos pequeños. Su sistema impide que haya errores de este tipo.

Un portavoz de Google lo ha explicado todo hoy, intentando frenar la polémica que ha surgido tras la detención de un hombre en Houston, denunciado por la propia Google.

Tal como te contamos ayer, la compañía de Mountain View denunció a la policía a un pedófilo tras detectar fotos con pornografía infantil en sus correos de Gmail.

Lógicamente, todo el mundo ha aplaudido la detención, pero también han surgido dudas y discusiones en las redes sociales, pues muchos usuarios de Gmail se preguntan ahora si esta denuncia demuestra que Google espía los emails de los usuarios, y rastrea el contenido de las fotos que envían por correo.

Del mismo modo, si Google busca pornografía infantil en las imágenes. ¿Podría malinterpretar fotos familiares y provocar denuncias improcedentes?

Vía Business Insider, un portavoz de Google explica el método que utilizan, y demuestra que no espían a nadie ni pueden malinterpretar fotos.

Tutorial MailTrack: Cómo saber si han leído tus correos de Gmail

Las compañías de Internet están obligadas por ley a informar a las autoridades si detectan imágenes de pedofilia en sus servicios.

El Centro Nacional para los Niños Explotados y Desaparecidos, en colaboración con las compañías tecnológicas, ha creado una base de datos de fotos con pornografía infantil que circulan por la Red. A cada foto se la asigna una firma o hash, una secuencia de números que permite identificarla de forma inequívoca en cualquier lugar.

Google rastrea anónimamente las fotos que se adjuntan a los emails de Gmail para eliminar virus o asociar publicidad, y por ley, también está obligada a comprobar si las fotos contienen estos hash policiales.

Si detecta alguno, identifica al dueño del email y lo comunica a la policía.

Por tanto, según el mencionado portavoz de Google, la compañía no espía los emails, no tiene un software de reconocimiento de imágenes, y no puede denunciarte de forma incorrecta, porque lo único que hace es chequear matemáticamente una cadena de números (el hash) que identifica sin posibilidad de fallo fotos de pornográfia infantil presentes en una base de datos de la policía, y sólo en ese caso procede a comprobar a quién pertenecen.

La explicación es, sin duda, muy convincente y perfectamente asumible por la mayoría de los usuarios, porque parece que no vulnera la privacidad, no puede dar lugar a fallos, y la protección de los niños debe ser la máxima prioridad en cualquier sociedad civilizada.

Pero no dudamos que esta técnica, aplicable a otros escenarios, servirá para demostrar que los gobiernos y las compañías de Internet tienen a su disposición métodos para realizar espionajes masivos.

Que los usen o no, es algo que sólo personas decididas como Edward Snowden pueden aclararnos...