Dos jóvenes israelíes, responsables de más de 150.000 ataques DDoS

Dos jóvenes israelíes, responsables de más de 150.000 ataques DDoS

Los jóvenes de antes mostraban su rebeldía fumando, bebiendo hasta perder el sentido, o dejándose el pelo largo para emular a sus ídolos del heavy metal.

Los jóvenes de ahora se vuelven hackers para cambiar las notas de clase, tumbar las webs del instituto o de los gobiernos... o hacerse millonarios.

La policía israelí ha detenido a dos jóvenes de 18 años, llamados Itay Huri y Yarden Bidani, acusados de poner en marcha el mayor servicio de venta de software DDoS de todo el planeta.

Bajo el nombre de vDOS, esta peculiar tienda vendía diferente malware a la carta, que permitía llevar a cabo todo tipo de ataques DDoS a páginas webs y servidores.

Un ataque DDoS consiste en inundar con peticiones de acceso una web para que no pueda atender todas al mismo tiempo y se bloquee. No rompe su seguridad pero la paraliza durante unas horas. Puedes verlo más claramente en este vídeo:

Recomendaciones y consejos para evitar un ataque hacker

Según los expertos, vDOS es responsable de gran parte de los ataques DDoS que han tenido lugar en el mundo en los últimos años. Se estima que a través de su software se han llevado a cabo más de 150.000 ataques DDoS a páginas webs y servidores de todo el mundo.

Con esta actividad, los dos jóvenes hackers israelíes ganaron cerca de 600.000 euros.

La detención de estos ciberdelincuentes se llevó a cabo, irónicamente, porque su servicio vDOS fue hackeado por una empresa de seguridad que había sufrido uno de sus ataques. Así se hicieron con la lista de clientes y las pistas que llevaron hasta los dos jóvenes hackers. Se sabía que eran de Israel porque en el contrato de venta del software DDoS indicaban que no se podían atacar páginas de aquel país. Además el dominio del correo de contacto de vDOS estaba a nombre de uno de los dos jóvenes. Ellos mismos no ocultaban su actividad, pues en su página de Facebook hablaban a menudo de estos ataques DDoS.

A falta de acumular pruebas y presentar cargos, ambos jóvenes permanecen en arresto domiciliario y un juez les ha prohibido usar Internet durante 30 días. 

[Fuente: Kreps on Security]

Estudiantes diseñan por 500 dólares una web que costó 10 millones