Las bacterias iluminarán las ciudades del futuro

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
bacterias luminiscentes

Dentro de poco tiempo las bacterias podrían ser las encargadas de iluminar en mitad de la noche los escaparates de las tiendas, señales de tráfico, o espacios públicos gracias a la investigación que está llevando a cabo la compañía francesa Glowee con el uso de bacterias luminiscentes, y de la que esperan obtener el primer producto comercial de cara al año 2017.

Hasta la fecha solo han conseguido que estas bacterias luminiscentes posean una autonomía de 3 días, pero el objetivo de la compañía es alcanzar el mes lo más rápido posible, y no parece tan descabellado si tenemos en cuenta que al principio solo eran capaces de aguantar unos pocos segundos encendidas.

"Una energía de iluminación que está viva" o "la luz del mar", así es como sus creadores lo definen. Su funcionamiento se basa en las criaturas marinas capaces de iluminar todo su cuerpo o partes del mismo, como por ejemplo algunas especies de medusas, algas, calamares o camarones, pero ocasionando una reacción química en las bacterias que utilizan, siendo esta regulada por un gen insertado previamente.

La forma de distribuir el producto final sería mediante recipientes transparentes en los que se intoduciría un gel, el cual contiene la bacteria luminiscente llamada Aliivibrio fischeri (y los nutrientes necesarios para que estas sobrevivan) que permite a animales marinos como el calamar hawaiano iluminarse con una luz verde azulada.

Aunque las luces bioluminiscentes no son nuevas, Glowee es la primera compañía que se ha propuesta como objetivo llegar a distribuirlas de forma comercial estando orientado en su primera etapa a la iluminación de escaparetes. En Francia los comerciantes no pueden activar las luces entre las 01:00 y las 07:00 de la madrugada para reducir la polución y el consumo de energía, por lo que esta solución de Glowee podría beneficiar a muchas personas.

La ventaja de esta tecnología es que puede ser utilizada en los lugares más insólitos, como por ejemplo para señalizar caminos en las ciudades, o en reservas naturales y zonas aisladas, ya que no necesita de ninguna fuente de energía constante más allá del gel con nutrientes, y además no contamina.

[Fuente: newscientist.com]