Descubren una nueva técnica para regenerar los tejidos

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
celulas madre regenerar tejidos

Un grupo de científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia ha descubierto un método que podría permitir que los humanos regeneremos diversos tipos de tejidos en el futuro.

Lo que han revelelado estos investigadores es que existe una manera de reprogramar células para que se conviertan en células madre pluripotentes inducidas, que tienen la capacidad de reparar tejidos y órganos. "Hemos tomado células óseas y de grasa, hemos apagado su memoria y las hemos convertido en células madre para que puedan reparar diferentes tipos de células, una vez que se vuelvan a introducir en el organismo", explica John Pimanda, autor principal del estudio.

Para efectuar la transformación de las células, los científicos han utilizado células de grasa o hueso de humanos adultos y las han tratado con una combinación de un compuesto conocido como 5-azacitidina (AZA) con un factor de crecimiento derivado de plaquetas A-B (PDGF por sus siglas en inglés) durante dos días. A continuación, las han dejado únicamente con el DFP otras tres semanas más. 

Sistema de regeneración de tejidos

Este tratamiento ha permitido que el cableado físico de las células de hueso y grasa se relaje, lo que hace posible que los científicos las reprogramen para convertirlas en células madre pluripotentes inducidas. Una vez obtenidas, las han inyectado en ratones y han podido observar que se multiplicaban y promovían el crecimiento del tejido, favoreciendo la cicatrización.

Este sistema, que es similar al que utilizan las salamandras para regenerar sus extremidades, podría aplicarse para reparar lesiones de todo tipo de manera rápida y eficaz, desde los discos de la columna hasta fracturas óseas.

La regeneración de órganos también estaría muy cerca

En la actualidad, el equipo continúa con las pruebas para garantizar la seguridad y la eficacia de este sistema. Se espera que los ensayos en humanos de este sistema de regeneración de los tejidos se empiecen a efectuar a finales de 2017. De aprovarse el uso en las personas, los investigadores aseguran que podría revolucionar la medicina regenerativa.