No, la Unión Europea no va a prohibir los kebab

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
La UE desmiente que vaya a prohibir los kebab.

Hace varios días saltó la noticia: la Unión Europea se estaría planteando prohibir los kebabs, o al menos este era el titular. En realidad, nada más lejos de la realidad: en ningún momento de la última semana las instituciones de la UE se han planetado prohibir alimentos, ni el kebab turco ni ningún otro. Todo se debe a un error o confusión.

Así lo ha aclarado la cuenta oficial del Parlamento Europeo en Twitter. En realidad, el debate comunitario gira ahora en torno a la seguridad de los fosfatos en los alimentos, unos aditivos a día de hoy prohibidos en la alimentación humana. Según se indica, lo que la UE se estaría planteando es levantar el veto a los fosfatos, no prohibir alimento alguno.

Los fosfatos, un debate que nada tiene que ver con los kebabs

En todo caso, algunas comidas ricas en este tipo de aditivos tendrían luz verde en toda la Unión, y no al contrario. A día de hoy, los kebabs que se consumen en Europa están libres de fosfatos por completo, así que el debate en torno a los mismos no afecta en absolutamente nada a esta popular comida.

Si en su país de origen se utilizan o no estos elementos químicos no tiene nada que ver con el alimento que se consume finalmente en Europa, de ahí que decir que la Unión Europea va a prohibir los kebabs sea absolutamente equivocado.

Estas son las mejores webs y aplicaciones para pedir comida a domicilio

E-338 y E-452, los aditivos de la polémica

Aclarado el punto sobre la prohibición o no de los kebabs, hay que especificar exactamente qué se está debatiendo en las distintas comisiones del Parlamento Europeo. A día de hoy, los llamados ácido fosfórico, trifosfatos y polifosfatos no están permitidos, aunque puede que no por mucho tiempo más.

No se han hallado evidencias científicas sólidas que demuestren que son peligrosos para la salud, aunque algunos grupos parlamentarios esgrimen informes que vinculan estos fosfatos de nombre E-338 y E-452 a enfermedades cardíacas. Ante la duda, la UE es bastante garantista y prohíbe su utilización salvo que la ciencia demuestre lo contrario. Por eso se puede utilizar el glifosato, porque es seguro.

De salirse con la suya, los grupos que apoyan levantar el veto conseguirían que se pudieran destinar al consumo humano.