Proteína producida con electricidad para acabar con el hambre

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
proteina hambre mundo

Un conjunto de científicos de la Universidad Politécnica de Lappeenranta y del Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia ha llevado a cabo un hallazgo que podría ayudar a acabar con el hambre en el mundo. El equipo ha descubierto un método que resulta eficaz para crear una proteína mediante el uso de electricidad y dióxido de carbono, que después se desarrolla para su uso como alimento o pienso para animales.

Las zonas con más hambre en el mundo suelen ser aquellas en las que las que el clima extremo o la sequía impide que los cultivos agrarios prosperen. En estos lugares, la población no es capaz de obtener alimentos de la tierra para dar de comer a los animales, y sin cosechas ni ganado el hambre se convierte en un problema generalizado.

El nuevo hallazgo de estos científicos podría ayudar a reducir este problema, ya que para gracias a su nuevo método la proteína necesaria para elaborar alimento para los animales se puede producir con electricidad proveniente de fuentes renovables, como la solar o la eólica, y con dióxido de carbono.

"En comparación con la agricultura tradicional, el método de producción que actualmente se encuentra en desarrollo no requiere que un lugar reúna las condiciones necesarias para la agricultura, como la temperatura adecuada, la humedad o un cierto tipo de suelo, lo que nos permite utilizar un proceso totalmente automatizado para producir la alimentación animal", explica Jero Ahola, uno de los miembros del equipo.

Polvo hecho con comida caducada para acabar con el hambre

Una vez creada, la proteína se puede utilizar para crear forraje combinándola con los nutrientes y los fertilizantes en un proceso cerrado, que además evita el impacto medioambiental negativo que supone la agricultura. De acuerdo con las estimaciones de los científicos, el proceso de creación de alimentos a partir de electricidad puede ser casi diez veces tan eficiente como la fotosíntesis común. 

No obstante, el estudio se encuentra todavía en sus fases previas y todavía se trata de un proceso muy lento, ya que para producir un gramo de proteína se tardan alrededor de dos semanas. En el siguiente paso dará comienzo la producción piloto, donde se elaborarán cantidades suficientes para la creación de forrajes y productos alimenticios.

Galería de fotosLas 9 curiosidades de Internet que desconocíasver las 10 fotos