Qué es I Ching y para qué sirve el libro de las mutaciones

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Qué es I Ching

Hoy en día el mundo nos sorprende constantemente por nuevos descubrimientos arqueológicos, modificaciones del cambio climático o incluso pensamientos de colonizar otros planetas.

A veces mirar al pasado puede hacer que evolucionemos más que si miramos al futuro y es lo que nos ha pasado al encontrarnos con I Ching: el libro de las mutaciones.

Se podría decir que es uno de los primeros textos de la humanidad pero para ser más exactos debemos explicar que posiblemente es el libro chino más antiguo que conservamos; ya que históricamente conservamos escritos sumerios que corresponden a épocas anteriores.

Teniendo en cuenta que la civilización sumeria es considerada como la primera y más antigua civilización (sociedad compleja) del planeta Tierra, aunque el origen de sus habitantes es incierto actualmente y existen varias hipótesis, no se puede atribuir a I Ching ser el primer libro de la historia.

Los expertos coinciden en que los primeros escritos del libro de las mutaciones, están datados alrededor del 1200 a.C.

Desde entonces las diferentes dinastías que han gobernado, han modificado el texto enriqueciéndolo y creando connotaciones para mejorar su comprensión.

Al principio su lectura era muy compleja por las diferentes interpretaciones de las pictografías pero con el paso del tiempo se ha adecuado para una mayor comprensión.

Los pictogramas son complejos para aquellas culturas que no se han educado con ellos, ya que evocan conceptos y no palabras específicas. Una lengua occidental que a veces define palabras con conceptos es la alemana ya que a veces combinan dos palabras en una sola.

Tal vez sea por esto que la adaptación del escritor alemán Richard Wilhelm sea la más aclamada de todas.

I Ching: el libro de las mutaciones  

Durante miles de años ha sido consultado por millones de personas y aunque los occidentales desconocemos en muchos aspectos culturas externas a la nuestra, grandes pensadores y filósofos han vivido con el libro de las mutaciones una gran parte de su vida.

Guillermo Leibniz, filósofo alemán del siglo XVIII, descubrió al mismo tiempo que Isaac Newton las bases del cálculo diferencial.

Este conocimiento reveló una gran sorpresa para él ya que al encontrarse frente al I Ching y entender que utilizaba el mismo sistema numérico implementado por Leibniz, no pudo evitar ruborizarse. Para un inventor o filósofo encontrar que alguien ya ha creado mucho tiempo atrás lo que supuestamente has ingeniado tú, puede suponer un varapalo importante o un descubrimiento que cambiará tu vida para siempre.

La historia es fascinante y son estos sucesos lo que provocan un gran intereses en cada detalle acontecido, por eso el libro de las mutaciones intenta ayudarte en la complejidad de tu vida.

La tecnología muta constantemente como menciona Richard Wilhelm en I Ching y por ello cada vez existen dispositivos que nos permiten mejorar nuestra lectura diaria. Estamos seguros que esta tecnología seguirá evolucionado hasta que un día los libros, tal y cómo los conocemos ahora mismo, serán objetos de coleccionista.

¿Qué es I Ching: el libro de las mutaciones?

Para entenderlo un poco mejor, te vamos a explicar que el principio fundamental del I Ching es: lo inmutable es la mutación.

El mundo está en un perpetuo cambio y esta complejidad tan absoluta genera una cantidad infinita de posibilidades.

Son muchos los referentes que nos hemos encontrado a lo largo de la historia del séptimo arte con "Neo" en Matrix, "Rick Sanchez" en Rick y Morty o Dr. Stephen en Dr. Strange.

La complejidad es absoluta y es importante entender que I Ching requiere una reflexión constante del todo y la nada.

Es decir, según el libro de las mutaciones, todo lo que hacemos puede conllevar un cambio en el universo; incluido lo que no hacemos (como nos contaba Hiro Nakamura en Héroes).

Y por otro lado, nada de lo que hacemos es importante ya que el universo es infinito y si tenemos en cuenta la cantidad de espacio-tiempo, somos una mota de polvo en un océano.

Estos dos conceptos se unifican para mostrarnos la cara oculta de nuestro interior. El libro de las mutaciones en realidad intenta ayudarnos a entender quiénes somos y cómo nos sentimos.

Muchos lo consideran un oráculo chino y puede que no estén del todo desencaminados.

¿Quieres pasar una tarde divertida con una bola 8 mágica? 

No se trata de una bola mágica o un libro de adivinación. Curiosamente en las series estadounidenses nos hemos encontrado con un concepto parecido: la bola 8 de billar mágica; a la cual podías hacerle una pregunta y esta te respondía, aunque a veces no era la respuesta esperada.

¿Para qué sirve I Ching: el libro de las mutaciones?

I Ching no es un manual donde 2 + 2 es igual a 4. Tienes que leerlo entendiendo que todo en este mundo es relativo.

El libro de las mutaciones se presta a interpretaciones. Al no ser una respuesta absoluta con un sí, puedes interpretar la respuesta y normalmente esa respuesta suele condicionarse por nosotros mismos adaptándola a lo que más nos beneficia; por eso es un ejercicio de “separación del yo” para entender realmente la respuesta.

Para que se entienda mejor voy a poner un ejemplo:

Imagínate que preguntas: ¿voy a tener hijos? Pues la respuesta obviamente no va a ser: sí o no; más que nada porque la pregunta no está bien enfocada.

Actualmente no entendemos la sangre como un identificativo de familia. En la película "Descubriendo a Forrester" Sean Connery lo explica estupendamente, al leer el relato que adapta Rob Brown.

Puede que nunca tengas hijos biológicos pero sí adoptados o puede que tu hermano tenga un hijo al que quieres y tratas como si fuera tuyo, ¿en esos casos tendrías un hijo o no?

Precisamente esta explicación es la más importante ya que si no se comprende perfectamente, dará igual que realices el proceso ya que no te va a tener mucho sentido y no va a ser acertado.

También es interesante enfocar una pregunta desde un punto de vista y luego hacerlo al contrario, para ver ambas respuestas y así tener varias perspectivas para conseguir un conocimiento mayor.

Es decir: ¿Voy a educar correctamente a mis hijos?¿Voy a educar incorrectamente a mis hijos?

Los mejores juegos educativos para niños

Alguno podrá pensar que a la gran mayoría de preguntas se puede responder con un sí pero son respuestas complejas, no son preguntas como: ¿hoy es 24 de enero de 1932?

Una vez entendido el concepto inicial para replantear una pregunta, se debe tener en cuenta la manera de hacer la pregunta.

Durante miles de años, la cultura china ha dejado constancia de numerosos casos donde pedían a personas que no creían en el I Ching que hicieran preguntas con sus respectivas respuestas. Estas no concordaban y por lo tanto no tenían sentido.

Sin embargo, aquellas personas que creían completamente en el concepto del libro de las mutaciones hacían las mismas preguntas y encontraban unas respuestas muy interesantes que ayudaban a la persona en cuestión.

Por lo tanto, nos quieren explicar que sin la creencia de la información y el entendimiento, difícilmente va a tener sentido alguna de las respuestas que el I Ching nos quiera mostrar.

Como ya hemos dicho anteriormente, I Ching no es clarividencia ni adivinación. El libro de las mutaciones es un oráculo matemático que te plantea “conceptos” para ayudarte en tu vida y por lo tanto, depende de ti recibir esa información e implementarla en el día a día para enriquecerte y “hacerte más fuerte”.

¿Cómo se "materializa" la pregunta en I Ching: el libro de las mutaciones?

Una vez has entendido los pasos anteriores, debes utilizar 3 monedas. Estas monedas normalmente suelen ser las de la imagen que te ponemos a continuación:

Qué es I Ching y para qué sirve el libro de las mutaciones

Entendiendo que el I Ching define que lo inmutable es la mutación, comprender que no todo el mundo va a tener acceso a esas monedas, es comprensible y por lo tanto, puedes utilizar 3 monedas diferentes siempre y cuando mantengas en tu mente el concepto que se quiere transmitir con dichas monedas.

Se supone que debemos lanzar esas 3 monedas pero antes voy a explicarte por qué y cómo debemos lanzar las monedas en I Ching.

Cada moneda tiene 2 lados. Debes asignarle al lado de la cara el número 2 y al lado del sello (o cruz) asignarle el número 3.

Una vez los asignes, debes lanzar las 3 monedas y te dará un resultado, por ejemplo:

2+2+3 = 7

Desde la página del oráculo chino puedes hacerlo online si te es más cómodo.

Debes lanzar las monedas 6 veces y sumar todos los resultados, por ejemplo:

3+3+2=8

3+3+2=8

3+3+3=9

2+3+3=8

2+2+2=6

3+2+3=8

Nuestra pregunta ha sido: ¿tendrá buena recepción este artículo entre nuestros lectores?

Y las respuestas son: 15 “La modestia” (Ch´ien) y 8 “La solidaridad” (Pi).

La respuesta a esto es muy extensa pero en nuestro limitado conocimiento entendemos que ambas hablan de: solidaridad, unión y la aparición de personas con ideales parejos a los nuestros; por lo tanto, nos hace pensar que estamos realizando bien nuestro trabajo y que debemos seguir realizándolo en la misma línea de evolución y mejora.

Si han aparecido resultados de 6 o de 9, pueden generar respuestas múltiples como si de un As se tratase en el BlackJack, por eso me aparecen dos posibles respuestas (15 y 8). Esto provoca que a los occidentales les resulte más complicado entender I Ching

Qué es I Ching y para qué sirve el libro de las mutaciones

I Ching se basa en la lectura de 64 hexagramas por lo tanto, se unen conceptos “amigables” como: la montaña (gèn) y la tierra (kün); y en otras ocasiones se unen conceptos que se “repelen” como: agua (kǎn) y fuego (lí).

Lo curioso es que a veces, conceptos que podríamos entender que se repelen, pueden compenetrarse y conseguir algo muy positivo; este concepto incluso lo ha utilizado Bill Gates en sus negocios.

¿Cuál es el libro más inspirador que ha leído Bill Gates?

Otro concepto a tener en cuenta es la distancia entre una misma pregunta, es decir, no deberías hacer la misma pregunta el mismo día de forma consecutiva ya que esa situación implica que estás saltándote el primer punto al no tener respeto por la evolución o mutación de la vida.

Si estás esperando un evento importante para dentro de 1 año, preguntar dos días seguidos lo mismo, no va a suponer un gran cambio; pero si lo preguntas cada 6 meses, sí encontrarás respuestas evolutivas.

Y es que debes recordar que la idea de I Ching no es ser un adivino o intentar dar con la respuesta absoluta sobre un concepto determinado.

Su máxima es la mutación, y entender que todo es relativo y está en constante evolución es importantísimo. Por lo tanto, nunca será la misma respuesta para ti aunque los números coincidan, ya que tu vida habrá evolucionado desde la última vez que preguntaste.

I Ching puede ser el oráculo de tu vida o no serlo, en cualquier caso, es un libro que merece la pena ser leído para conocerse mejor a uno mismo y evolucionar el pensamiento.