La moda de los selfies se tiñe de luto

La moda de los selfies está perdiendo su inocencia. En los dos últimos años las muertes por los selfies se han multiplicado hasta cifras sorprendentes, y los mayores afectados son los más jóvenes que buscan tomarse la instantánea más original y peligrosa para compartirla en las redes sociales, una práctica que ha causado decenas de muertes y multitud de heridos en todo el mundo. Y lo peor de todo, es que las cifras se están disparando año tras año. La única solución es la concienciación.

Hoy día todo el mundo tiene un smartphone, y los más jóvenes tienen cada vez dispositivos de mayor gama que les permiten sacar partido de sus cámaras frontales para sacarse los llamados selfies. Los selfies son autofotos realizadas con la mano o con el famoso 'palo de los selfies' para formar parte de una instantánea y compartirla para presumir con amigos en las distintas redes sociales.

No obstante, la toma de los selfies se considera ya en Estados Unidos un trastorno mental, en una acción que si bien resulta normal en su término para la que fue concebida, no lo es tanto cuando jóvenes ponen en peligro su vida para presumir de instantáneas. La Asociación Americana de Psiquiatría ya ha clasificado la captura de selfies como un trastorno leve, y eso ha sido a medida de que la gente se ha vuelto mucho más atrevida en su deseo de abrir nuevos caminos en el proceso de tomarse fotos a sí mismos.

Al colocarse en situaciones más peligrosas para mejorar el efecto dramático de sus fotografías, muchos jóvenes están poniendo en peligro su vida. De hecho, el rotativo británico The Telegraph recoge que en este último año ha habido más muertes por selfie que por ataques de tiburón, algo impensable que sucediera con una aparente toma de fotografía. Uno de los países donde la fiebre de los selfies no para es en la India, que se posiciona como el país del mundo que reúne la mayoría de muertes por estas fotografías personales.

Los mejores móviles con mejor cámara frontal para selfies

Una de las muertes más sonadas del año pasado fue la de un turista japonés en el excelso Taj Mahal, donde al intentar tomarse un selfie en las escaleras del palacio, resbaló y se rompió la cabeza. También fue sorprendente la muerte de un joven indio que murió en Kolli Hills tras caerse la roca en la que se estaba haciendo el selfie.

Galería de fotosLos selfies más peligrosos y mortíferos vistos en las redesver las 8 fotos

En Rusia salió en todas las noticias la muerte de un joven ruso de 17 años en Vologda al colgarse de un edificio de 9 pisos para hacerse un selfie, y caer despumes al vacío y sólo con su idea de contribuir a su colección de fotografías peligrosas que tenía en las redes sociales. El problema de las armas entre los jóvenes en Estados Unidos también dio la vuelta al mundo cuando un chico de Houston se intentó hacer un selfie apuntándose con un arma cargada en la cabeza, presionando sin querer el gatillo.

Los 7 mejores palos de selfie

Además de otras tantas muertes, también hay cientos de heridos al realizarse estas fotos personales, que en su mayoría se realizan con el simple objetivo de presumir entre los amigos en las redes sociales, y sobre todo realizadas por menores de 20 años que, quizás en esas edades, no son conscientes de los peligros y confían en ese poder mágico de sentirse invencibles en la juventud... a veces perdiéndose el resto de su vida por un simple selfie.

[Fuente: Techworm]