¿Están cometiendo delitos con tu ordenador? Averígualo

¿Forma parte tu ordenador de una red delictiva?

¿Botnet? ¿Redes de ordenadores domésticos infectados y utilizados para delinquir sin que sus dueños lo sepan? Pues sí, y lo peor de todo es que este tipo de amenaza informática se encuentra entre las más desconocidas.

Botnets son redes formadas por miles de computadoras al servicio de unos ciberdelincuentes. Un ordenador doméstico cualquiera recibe un ataque informático que deja como consecuencia un software malicioso instalado.

Los usuarios tienden a pensar que, si su ordenador está infectado, muy pronto se presentan numerosos indicios que revelan la infección: comportamientos anómalos, descenso de rendimiento, bloqueos de algunos programas o de todo el sistema...

Pero en las redes botnet sucede al contrario. A los ciberdelincuentes lo que les interesa es su ataque que pase totalmente desapercibido, y así el ordenador pueda ser utilizado como un esclavo o zombie integrante de una red de miles de equipos infectados. 

Una vez infectado, el ordenador suele ser utilizado bien para obtener datos de contactos, información personal, tarjetas de crédito, etc o para algo más grave aún: para cometer a través de él ataques a otras redes, webs, robos de identidad u otro tipo de delitos informáticos. 

No es la primera vez que una botnet infecta a millones de ordenadores

Kaspersky Lab ha creado una página especial para que puedas comprobar si tu dirección IP se encuentra en la lista de infectados. Además, cuenta con una herramienta gratuita para comprobar el estado de tu sistema. 

Desactivar estas redes es un proceso complicado y laborioso, según afirma Kaspersky Lab. El reciente ejemplo de Simda, un botnet comercial que robaba información financiera personal llegó a afectar a más de 770.000 ordenadores repartidos por 190 países de todo el mundo

Sus autores actualizaban nuevas versiones de forma periódica, por lo que Kaspersky Lab llegó a reunir hasta 260.000 ejecutables de versiones diferentes. La red fue desactivada tras una compleja operación en la que participaron INTERPOL, FBI y compañías como Microsoft o la propia Kaspersky.