El sonido de tu cráneo, lo último en contraseñas biométricas

El sonido de tu cráneo, lo último en contraseñas biométricas

En nuestra vida cotidiana usamos docenas de contraseñas diferentes, casi siempre una cadena de números y letras, así que al final terminamos apuntándolas en algún sitio o usando un gestor de contraseñas.

La experiencia demuestra que tarde o temprano esas claves se pierden, se olvidan, o peor aún, son débiles o nos las roban. Y aunque tus contraseñas numéricas seran robustas, usarlas es un verdadero incordio.

Por esa razón las contraseñas biométricas se han puesto de moda. Usan un elemento de tu cuerpo para identificarte, y no necesitas recordarlas.

Hoy en día los principales smartphones de gama alta incluyen un lector de huellas, e incluso hemos visto alguno con lector de iris. Pero ya se ha demostrado que las huellas dactilares se pueden falsificar, por eso los investigadores buscan nuevos tipos de contraseñas biométricas que sean imposibles de clonar. Y parece que lo han encontrado: el sonido del cráneo.

Protege y utiliza todas tus contraseñas con KeePass

La idea de darte un capón en la cabeza cada vez que quieras identificarte en Facebook suena inquietante, pero por suerte no va por ahí la cosa. Científicos de la Universidad de Stuttgart, la universidad de Saarland y el Instituto Informático Max Planck de Alemania han ideado una tecnología llamada SkullConduct, que mide cómo vibra el cráneo cuando recibe cierta señal ultrasónica.

"Puesto que la estructura de la cabeza humana incluye diferentes elementos como el cráneo, los cartílagos, los músculos, la piel y los fluidos, con diferente posición, forma y tamaño en cada persona, efectivamente cada cráneo vibra de diferente forma cuando recibe una señal específica", afirma uno de los investigadores en la presentación del proyecto.

La tecnología SkullConduct tan sólo necesita un altavoz y un pequeño micrófono en contacto con la cabeza, para realizar la medición. De hecho, un simple smartphone que emita el sonido ultrasónico y grabe la vibración del cráneo por el micrófono, es suficiente. En las pruebas realizadas con 10 individuos consiguieron identificarlos con un 97% de acierto.

Lógicamente es necesario ampliar la muestra, y sus creadores afirman que hay que pulir algunos detalles. Las pruebas se ha realizado en completo silencio, así que aún tienen que ajustar el sistema para que funcione con ruido ambiente: en el trabajo, en la calle, etc. El sonido ultrasónico que utilizan como guía es molesto para algunas personas, así que están trabajando en un método para enmascarlo dentro de una melodía. Si superan estos escollos quizá los sonidos del cráneo se conviertan en una nueva contraseña biométrica que, esta vez sí, es casi imposible de falsificar.

[Fuente: Techworm]