Skip to main content

Evita que te roben con tu tarjeta de crédito contactless

Tarjetas de crédito

13/11/2016 - 08:19

De todos tus objetos personales, la tarjeta de crédito es quizás el más sensible. Con ella realizas compras y manejas tu dinero a diario. Sin embargo, también tiene sus peligros: si la pierdes puede que te roben todo, a menos que te hayas protegido eficazmente con las medidas de seguridad necesarias.

Desde hace unos meses se ha extendido el rumor que afirma que te pueden robar dinero de tu tarjeta de crédito contactless. Hasta han circulado varias fotos y casos supuestamente reales, pero ¿Qué hay de cierto en ello? ¿Cómo puedes evitar que te roben con tu propia tarjeta de crédito sin contacto en el Metro o el autobús?

El principal problema de seguridad bancaria que ofrecen las tarjetas de crédito o débito es la tecnología contactless. Ya no es necesario insertar la tarjeta en un datáfono para realizar un pago; basta con pasarla sobre el lector. Esto es muy cómodo pero también ofrece varios problemas.

Prácticamente todas las nuevas tarjetas bancarias incorporan tecnología contactless. Esto significa que tienen en su interior una antena NFC, similar a la que poseen hoy día la mayoría de los móviles de gama media y alta. Este chip NFC permite enviar datos bancarios a un dispositivo TPV o datáfono, el lector que utilizan las tiendas y comercios para realizar cargos en ellas.

Consejos para proteger tus operaciones bancarias

Por si fuera poco, las compras online se pueden efectuar con sólo disponer físicamente de una tarjeta o de todos sus datos. Esto significa que el PIN o clave sólo protege efectivamente tu cuenta bancaria ante retiradas de dinero en efectivo en un cajero, ya que en cualquier otra circunstancia la identificación o desbloqueo es innecesaria.

¿Te pueden robar dinero de tu tarjeta en el Metro?

Robo TPV en el Metro

¿Cuál es el problema de las tarjetas de crédito contactless? Que cualquiera con un TPV podría realizar un cargo en tu tarjeta sin tu permiso, siempre que éste no supere los 20€ y se sitúe a menos de 20 centímetros de distancia, el radio de acción del NFC. A partir de esa cantidad, la transacción requiere un código PIN, al considerarse una compra de más importancia.

En la práctica, esto reduce mucho las posibilidades de robo en tu tarjeta de crédito contactless. Los dispositivos TPV no están al alcance de cualquiera ni fuera de control, sino al contrario. Acceder a ellos es complicado y requiere de todo tipo de registros e identificación. Además, en el caso de detectar un cargo no autorizado en tu tarjeta, no tienes más que denunciar. La Policía sabrá encontrar al propietario del TPV rápidamente.

Por el momento, las autoridades no han registrado denuncias por robos con datáfonos portátiles. Además, estos aparatos cuentan con un límite de tiempo para hacer el pago desde el momento en el que se introduce el importe, lo que limita mucho su utilidad para robar. Si aun así no estás tranquilo, en Amazon se venden tarjeteros con seguridad RFID para evitar robos de este tipo.

El verdadero problema es que existen aplicaciones móviles para leer tarjetas sin contacto. De esta forma, se puede obtener fácilmente y en pocos segundos el número de tarjeta, nombre del titular, fecha de caducidad y código de seguridad, casi todo lo necesario para realizar una compra por Internet.

¿Qué es Fintech? Claves para entenderlo?

La sensación que se transmite esta situación es que la seguridad de las tarjetas de crédito ha retrocedido con la tecnología contactless, pero no es así. Han aparecido varios sistemas y trucos que se pueden utilizar para evitar robos con tu tarjeta en caso de pérdida o hurto. No sólo evitar, sino también alertar de forma temprana cuando se realiza un pago no autorizado.

Hay varios pasos a seguir para evitar que robos con tu tarjeta sin contacto. Si sigues estos consejos, tu dinero estará mucho más seguro en el banco. También trataremos de despejar varias dudas acerca de la seguridad que ofrecen las tarjetas contactless frente a ladrones armados con datáfonos inalámbricos, así como qué debes hacer si detectas que alguien está robándote.

Protege cualquier compra con código PIN

Pago con tarjeta sin contacto

Algunos bancos permiten ajustar la cantidad de compra mínima necesaria para se solicite PIN de la tarjeta. Si lo sitúas en 0€, cada compra con tecnología contactless o sin ella requerirá de tu autorización, haciendo imposible que se aprovechen del chip NFC de tu tarjeta para efectuar cargos fraudulentos.

No obstante, no todos los bancos lo permiten. Lo ideal es que te pongas en contacto con el tuyo para solicitarlo, ya que es una medida de seguridad que hace mucho más difícil los robos con tu tarjeta crédito, tanto contacless como convencional. Aunque un ladrón disponga físicamente de ella, no podrá gastar ni siquiera 1€ si no sabe la clave, al menos en compras en establecimientos físicos.

Nuevos cajeros automáticos: smartphones en lugar de tarjetas

Como la tecnología NFC aplicada a las tarjetas bancarias está aquí para quedarse, no hay forma de retroceder a las antiguas, las que hacían imprescindible colocarlas en el datáfono e introducir el código PIN. Es cuestión de tiempo que la seguridad del NFC se haga más fuerte, y de hecho ya se trabaja en ello desde las entidades más importantes.

Activa las alertas en tu móvil

Aplicación de banca móvil

Otra opción que la tecnología permite para proteger tu dinero es la de activar los avisos SMS o notificaciones push en el móvil. Muchos bancos envían un mensaje de texto al terminal autorizado cuando se realiza una compra con tarjeta. Así sabrás que alguien ha realizado una operación sin tu permiso. Esta opción también está disponible en la aplicación móvil de algunos de las principales entidades.

Gracias a las apps de banca móvil, esta gestión se puede realizar sin pasar por la oficina, de forma remota. Si tu banco no dispone de servicio de alertas en el móvil, siempre puedes acceder a tu cuenta online para controlar el salgo y cerciorarte de que no se ha cargado ningún pago a tus espaldas.

Otra medida de precaución al alcance de los clientes de algunos bancos es la posibilidad de activar y desactivar la tarjeta. Desde el móvil y en apenas unos segundos, BBVA o Abanca permiten desactivarla para evitar que, en caso de caer en manos ajenas, pueda ser utilizada.

Las aplicaciones de banca móvil mejor valoradas de España

En cualquier caso, el daño realizado no puede ser demasiado grande. Las entidades bancarias bloquean las tarjetas si detectan varias compras inferiores a 20€ en un mismo día, además de impedir dos compras de este tipo consecutivas. Es una limitación similar a la que impide sacar más de una cierta cantidad diaria de un cajero.

¿Pueden clonar tu tarjeta?

Pago con tarjeta

Las tarjetas de crédito contactless facilitan acceder a todos los datos de forma inalámbrica, y de forma indirecta, los robos. Con ellos en tu poder, puedes realizar una compra online sin necesidad de código PIN. Sin embargo, existen formas más clásicas de hacerlo.

Por eso es importante mantener siempre tus tarjetas controladas. No hay que perderlas de vista en ningún momento, ni siquiera en establecimientos de confianza. Nunca se sabe si alguien ha memorizado o fotografiado los datos. Quizás cuando te des cuenta ya sea demasiado tarde.

Con sólo disponer de ella, se puede hacer una copia de todos los datos. Hay aplicaciones móviles para Android que sirven para este propósito, un funcionan. En menos de veinte segundos logran transferir todos los datos de la tarjeta a un móvil, incluido el código de seguridad. Eso sí, hay que decir que cada vez es más difícil extraer datos de las tarjetas de esta forma, ya que son menos los que se envían de forma inalámbrica a través del NFC.Quizás no s

Qué hacer si copian tu tarjeta de crédito en un eCommerce infectado

Esta última medida de precaución para protegerte de robos con tu tarjeta funciona a la perfección en combinación con las anteriores. En el momento en el que recibas un mensaje alertándote de un pago, puedes desactivarla con sólo ponerte en contacto con tu banco, o incluso hacerlo desde la app móvil de tu endidad.