Los mejores smartwatch

Tras un goteo inicial de modelos a lo largo del año pasado, 2013 ha marcado el pistoletazo de salida para los novedosos relojes inteligentes.  Los mejores smartwatches del año complementan a los smartphones con interesantes funciones, y aunque todavía no hay mucho donde elegir, ya muestran maneras

#1 Pebble

Pebble

Nació gracias a una iniciativa de crowdfunding, y desde su lanzamiento definitivo a comienzos de este año, Pebble se ha convertido en uno de los mejores smartwatch del mercado, siendo posiblemente el que disfruta de mayor popularidad hasta la fecha (tanto por un precio ajustado como por su compatibilidad con diversos smartphones).

Sus funciones siguen en permanente desarrollo y con cada nueva actualización de su sistema operativo y de su firmware se vuelve más y más versátil. Actualmente es compatible con determinadas aplicaciones de Android e iOS, con las cuales se comunica mediante Bluetooth 2.1, y su autonomía alcanza los siete días. Permite instalar ocho aplicaciones simultáneas en su propia interfaz y dispone de un panel LCD de 1,26 pulgadas con 144 x 168 píxeles de resolución, que muestra las imágenes en blanco y negro con retroiluminación incorporada. Entre sus fuertes, destaca su capacidad para sincronizarse con aplicaciones deportivas y así poder medir con precisión nuestro esfuerzo. Por supuesto, también recibiremos algunas de las notificaciones que nos lleguen a nuestro smartphone e incluso podremos controlar la reproducción de música sin necesidad de tocar el teléfono.

Puede adquirirse directamente a través de su web oficial, https://getpebble.com, a un precio oficial de 150 dólares (unos 110 euros) con envío estándar gratuito, y está disponible en varios colores: gris, negro, rojo, naranja y blanco.

Precio: 150 dólares (110 euros aproximadamente)

#2 Sony SmartWatch 2

Sony SmartWatch 2

Si Pebble fue el pionero de los modernos relojes inteligentes, Sony fue la precursora de este mercado cuando lanzó un primer (y rundimentario todavía) dispositivo de este tipo allá por 2007.  La segunda generación de este dispositivo, Sony SmartWatch 2, ha llegado a las tiendas hace escasos meses con la intención de solventar las carencias del Sony SmartWatch 1 de mediados de 2012, y lo consigue hasta convertirse en uno de los mejores smartwatches del año.

Su pantalla LCD aumenta en esta nueva versión hasta las 1,6 pulgadas, al igual que su resolución (que ahora pasa a ser de 220 x 176 píxeles), y su cuerpo presenta un acabado metálico con botones capacitivos con la peculiaridad de que podremos ponerle la correa que queramos (siempre y cuando sea de 24 milímetros, eso sí).

Es capaz de comunicarse con dispositivos de cualquier marca que tengan instalado al menos Android Ice Cream Sandwich 4.0, y cuenta con conectividad Bluetooth 3.0 y NFC con los que consigue ejercer de perfecto complemento para el móvil. De hecho, está concebido con tal intención, y no para funcionar de manera autóctona con aplicaciones locales, ya que no es capaz tampoco de conectarse a Internet por sí solo. Por tanto, sin vincularlo a nuestro smartphone solo actuaría como reloj convencional.

Según datos de Sony, la batería dura entre tres y cuatro días con un uso cotidiano, y es resistente a salpicaduras (pero no sumergible, ojo). Cuesta 189 euros con correa de silicona, a elegir entre negro o negro de aspecto metálico.

Precio: 189 euros

#3 Samsung Galaxy Gear

Samsung Galaxy Gear

Samsung Galaxy Gear es el primer smartwatch de la compañía surcoreana, y aunque presenta ciertas desventajas iniciales (como su elevado precio de 299 euros y lo limitado de su compatibilidad a solo los modelos más punteros de este fabricante), por características técnicas es uno de los mejores smartwatches de 2013.

Sin duda, lo más positivo es su capacidad para ejecutar aplicaciones nativas (más de 70 propias y 10 simultáneas de terceros) e incluso de contestar llamadas desde el propio reloj, así como la inclusión de cámara de 1,9 megapíxeles y su vistosa pantalla AMOLED a todo color de 1,63 pulgadas con 320 x 320 puntos de resolución, pero todas estas especificaciones repercuten en una autonomía limitada a apenas un día que nos harán depender de los enchufes al llegar la noche, al igual que sucede con los smartphones actuales.

Está disponible en seis colores distintos y su apariencia puede personalizarse con diez interfaces distintas. Si nos centramos en el hardware, posee un procesador de un solo núcleo que se ejecuta a 800 MHz, 512 Mbytes de memoria RAM y una capacidad de almacenamiento de 4 Gbytes, pero si pretendemos guardar y reproducir música en su interior no es posible (limitándose a mero mando a distancia del dispositivo al que lo tengamos conectado).

En definitiva, un producto con características interesantes, pero que aún necesita evolucionar para mostrar el verdadero potencial que sin duda llegará en generaciones posteriores.

Precio: 299 euros

#4 Martin Passport Watch

Martian Passport Watch

Al igual que el Pebble, este Martian Passport Watch también nació en Kickstarter gracias a una iniciativa de crowdfunding, pero su enfoque es algo más particular. Se trata de un reloj analógico de apariencia clásica y elegante con acabado en acero inoxidable, pero que también incorpora conectividad Bluetooth 4.0 para funcionar como manos libres del teléfono móvil (y siendo por tanto compatible con la mayoría de los smartphones que disponen de tal función).

Su batería resiste siete días en espera con capacidad para dos horas de conversación, pero nunca nos quedaremos sin poder consultar la hora, ya que el reloj analógico es capaz de funcionar hasta dos años sin cambiar la pila (como sucede con los relojres tradicionales). Su precio se corresponde con la gama alta (299 dólares), y la compañía también dispone de otros dos modelos con otra estética: Martian G2G y Martian Victory.

Por supuesto, dadas sus características, no soporta la instalación de aplicaciones ya que carece de sistema operativo, pero sí que es capaz de mostrar los mensajes que recibamos y otro tipo de notificaciones, además de funcionar como método de control de la cámara de nuestro móvil y ser plenamente compatible con el asistente de voz Siri de los iPhones y iPads de Apple. Así, vendría a ser un híbrido entre los relojes normales y los smartwatches.

Precio: 299 dólares (220 euros aproximadamente)

#5 Qualcomm Toq

Qualcomm Toq

Terminamos con nuestra lista de los mejores smartwatch con uno de los últimos dispositivos en salir al mercado, aunque no está previsto que se comercialice fuera de los Estados Unidos. Se trata del Qualcomm Toq, obra de uno de los fabricantes más importantes de procesadores para dispositivos móviles de la actualidad, y cuyo precio asciende a los 350 dólares (unos 255 euros). Así, es el más caro de los cinco que os proponemos, pero su producción está limitada a solo 100.000 unidades en un principio, ya que la intención de Qualcomm es más bien la de mostrar sus últimas tecnologías aplicadas a la realidad (para que otros las integren más adelante) que la de competir directamente en este mercado.

Llama especialmente la atención por su sistema de carga inalámbrica WiPower LE o su pantalla Mirasol de bajo consumo, que en exteriores es capaz de rivalizar con la tinta electrónica al apenas reflejar la luz del sol, y sin prescindir de una visualización a todo color. Además, la pantalla está siempre encendida y no es necesario «despertarla» para consultarla, como sucede con otros modelos de la competencia. Según datos del fabricante, aguanta hasta tres días sin necesidad de recargarlo.

Una vez lo sincronicemos por Bluetooth con nuestro terminal (que ha de disponer de sistema operativo Android 4.0.3 o superior), podremos aceptar o rechazar llamadas desde su pantalla o consultar mensajes y notificaciones sin sacar el móvil del bolsillo, y gracias a la plataforma de código abierto AllJoyn, los desarrolladores pueden crear aplicaciones compatibles con este smartwatch. Se comercializa junto a unos auriculares Bluetooth estérero que podremos emparejar con nuestro smartphone para que funcione como manos libres y que también nos permiten escuchar la música que tengamos almacenada en él.

Precio: 350 dólares (255 euros aproximadamente).