Skip to main content

Cómo crear vídeos slow motion creativos con tu móvil

vídeos slow motion

Redacción Computer Hoy

28/03/2017 - 09:33

Tras los artículos dedicados a fotografía de viajes y retrato, en colaboración con BQ, donde estamos aprendiendo a sacar más partido a nuestro smartphone, ahora nos aproximamos al vídeo y exploramos uno de los recursos más interesantes, la posibilidad de realizar grabaciones a cámara lenta.

Más conocido como slow motion, esta función se ha convertido en una de las más interesantes por su acabado creativo, y es que nos da la oportunidad de crear movimientos ralentizados, ideal para enfatizar emociones o cuando necesitamos que la imagen sea de gran impacto visual.

Básicamente se consigue obteniendo más imágenes por segundo en la grabación de las tomas, que al verse en la proyección, nos da esa sensación de movimiento a cámara súper lenta.

Este sistema de grabación se ha implementado de forma tan sencilla en la tecnología móvil, que cualquier smartphone que incluya esta herramienta, como el Aquaris X5 Plus de BQ, hace que el usuario pueda realizarlo fácilmente con unos simples clics.

Cómo hacer los mejores retratos con tu smartphone

Ya no hace falta ser un experto en la realización de vídeo para conseguir imágenes que transmitan sensaciones llenas de emoción, y en este sentido la posibilidad de hacer vídeos slow motion con un teléfono móvil es más sencilla que nunca.

Descubre cómo sacar el máximo partido a la función slow motion de tu smartphone y identifica qué situaciones piden enfatizar esos momentos. Esto hará que tus vídeos sean realmente atractivos. 

Para usarlo, algunos smartphones incluyen la funcionalidad en el apartado de vídeo de la cámara. Otros como el Aquaris X5 Plus tienen un área llamada Motions también en la aplicación de la cámara, desde donde acceder a este tipo de grabación más lenta.

No pierdas detalle a los próximos consejos, desde tomas donde el paisaje pide a gritos detener la mirada, a grabaciones tu comida en slow motion con los que abrir el apetito y dar envidia a tus amigos en las redes sociales. Un, dos, tres, grabando, grabando.

Computerhoy para BQ

Graba las olas del mar en slow motion

Graba las olas del mar en Slow Motion

Hay situaciones que parecen pedir a gritos usar la cámara lenta frente a otras. En este sentido hay movimientos que invitan a deleitarnos con la imagen.

Es el caso de las olas del mar. Esa toma de las olas rompiendo en la orilla o en las rocas parece estar ligada a este tipo de recursos.

Grabando justo en el momento de más impacto de las olas, conseguirás imágenes sugerentes. Puedes centrar el encuadre o ampliar la toma para darle más ambientación.

También cascadas, ríos, un chorro de una fuente, si ya son imágenes que invitan a la meditación por sí solas, aplicar un efecto slow motion te hará enfatizarlo aún más.

Abre el apetito tomando vídeos de tus postres o hamburguesas

slow motion comida

Cada vez es más común documentar aquello que comemos. La estética que acompaña a los platos de comida ha fomentado que sea una práctica habitual cuando visitamos un restaurante.

Redes como Instagram o Facebook se han hecho buen eco de ello. Lo que al principio parecía una manera de usurpar el secreto de algunos platos, ahora se ha convertido en la manera más rápida de que un restaurante consiga publicidad. 

También hay ciertas preparaciones que dan muy bien para foto y otras que son más susceptibles de ser grabadas en vídeo, pero sobre todo en slow motion.

Los postres con chocolate líquido en su interior son ideales para este tipo de tomas. Coge la cuchara y prepara el encuadre para grabar justo en el momento de abrir el bizcocho. 

Empieza la comida con unos palitos de queso y ábrelos dando a cámara. O Pide tu hamburguesa con huevo y corta la yema sin olvidar antes de darle al REC. Conseguirás que la imagen sea mucho más apetecible y haga rugir tu estómago al recordar esos vídeos.  

Captura el metro en slow motion

Captura el metro en slow motion

Cualquier objeto en movimiento es visualmente más atractivo captado en cámara súper lenta. Trenes, coches, el metro, un tranvía, incluso las escaleras o las cintas mecánicas del aeropuerto, la creatividad no conoce límites.

Lo importante para estas tomas es que busques una posición bien encuadrada grabando desde un mismo punto sin mover la cámara, intentando que el objeto entre en plano y después desaparezca de escena.

De esta forma favorecerás que el slow motion quede mejor registrado y la sensación de lentitud sea más acentuada.

Y es que si en algo se basa el slow motion es en conseguir que el mundo parezca parado aunque su acción sea en movimiento. Por ello las tomas que mejor dan a cámara son aquellas donde existe un recorrido, y en ello los transportes se llevan la palma como recurso de primera.

Graba a tus mascotas en cámara súper lenta

mascotas

Qué tendrán estos animalitos que son siempre un recurso perfecto, no solo para practicar y tomar divertidas fotografías con tu smartphone sino también para probar con las opciones que ofrecen los vídeos.

Aunque Hitchcock era reacio a trabajar con niños y animales en sus películas, no podemos olvidar que, al menos nuestras queridas mascotas, son los modelos perfectos. 

La parte más divertida del slow motion es la de poder utilizarlo con tus mascotas. Tu perro corriendo hacia ti o tras una pelota. Esos momentos cuando se sacuden tras salir del agua y mueven las orejas.

Las risas estarán aseguradas al visualizar las grabaciones.

Captura momentos deportivos en Slow Motion

momentos deportivos en Slow Motion

Otra de las situaciones que también se prestan al uso del slow motion son las que tienen que ver con eventos deportivos, y es que las grabaciones más lentas les sientan muy bien.

Un skater haciendo acrobacias en la pista de patinaje, un tenista que impacta la pelota en la raqueta, un jugador de baloncesto en pleno mate, y es que casi todos los deportes son muy potentes visualmente para este tipo de grabaciones.

Lo único que para según qué situaciones, deberás colocarte muy cerca de la acción, ya que no aconsejamos que grabes usando zoom.  Ten cuidado de no molestar el juego o pide permiso a la persona que esté practicando ese deporte.

Ten en cuenta que, tanto las aplicaciones de la cámara que ofrecen slow motion como las apps que no vienen de serie, lo que hacen es grabar la acción y montarla al momento con un principio y final de la secuencia en su velocidad normal, dejando la parte del medio, la principal, para que desarrolle todo el efecto lento.

Así que deberás anticiparte al desarrollo del momento ideal para la toma.

Explora tu lado más delicado (y divertido)

Explora tu lado más delicado (y divertido)

Los vídeos slow motion son perfectos para jugar con tu lado creativo más delicado. Acciones tan banales como soplar un diente de león, acariciar una planta, dejar soltar un globo, saltar un charco, registrar las gotas de agua cayendo por la ventana, etc. son el motivo ideal para que busques emotividad en tus grabaciones.

Si además manejas aplicaciones para montar vídeos con tu smartphone y le añades una música que acompañe a esas imágenes, desatarás toda tu emotividad visual. 

Pero si lo que te va es el cine de comedia, imitar los gestos de Jim Carrey y enfatizar sus muecas, se hará de lo más divertido.

Con amigos, con los peques de la familia, jugando a ver quien resopla con más intensidad, las reuniones prometen estar llenas de diversión. 

 
 

Configura correctamente tu móvil para Slow Motion

cámara de teléfono

La grabación en cámara lenta necesita de una serie de ajustes a tener en cuenta. Para ello, tu smartphone debe estar preparado, y es que necesitas que tenga el suficiente espacio de memoria para que pueda trabajar sin problemas.

La grabación a 120 fps, o en su defecto la realización ficticia por medio de aplicaciones, hace que necesite de memoria para poder trabajar en buenas condiciones.

Limpia todas aquellas aplicaciones que no uses, elimina elementos innecesarios, amplía la tarjeta micro sd, todo para hacer una puesta a punto.

En cuanto a la calidad de capacidad del vídeo, puedes trabajar siempre con valores más altos, esto es 4K o  Full HD 1080 x 1920 (el Aquaris X5 Plus de BQ incluye ambos), dependiendo de las posibilidades que te ofrezca el dispositivo que tengas

Así tu slow motion podrá realizarse y visualizarse a una mejor calidad. 

 

Un smartphone con buena tecnología

Un smartphone con buena tecnología

Ser un experto en la realización de vídeos slow motion no es un problema. La aplicación de serie que traiga nuestro smartphone o las distintas aplicaciones que podemos descargar para nuestro dispositivo, hacen que no tengamos que estar familiarizados con los tecnicismos propios del lenguaje visual aplicados al vídeo.

No obstante, para este tipo de grabaciones es ideal disponer de un smartphone que ofrezca ciertas garantías, no sólo en cuanto a la calidad del material grabado, sino también a la eficiencia en términos de usabilidad y prestaciones en cuanto a rapidez y capacidad del propio móvil.

En este sentido, tampoco hay que invertir una gran cantidad de dinero, móviles de gama media como el Aquaris X5 Plus, son lo bastante eficaces gracias a su procesador Qualcomm Snapdragon 652 Octa Core hasta 1,8 GHz (PoP) y sus 32 GB de capacidad interna y otros 3 GB de RAM, además de incluir la aplicación slow motion integrada en la cámara.