6 formas de arreglar el menú Inicio de Windows 10

Con la llegada de Windows 10, la última versión del sistema operativo de escritorio de Microsoft, la compañía da un giro radical en su política de actualizaciones y distribución de su producto por excelencia, aunque también en su visión de negocio al dejar de distribuir Windows como un sistema operativo cuya compra era obligatoria para adquirir una licencia válida.

Todos aquellos usuarios que cuenten con licencias originales de Windows 7 o Windows 8.1 pueden actualizar su sistema operativo a Windows 10 de forma totalmente gratuita durante el primer año, lo que técnicamente nos deja con que esta oportundiad debería de acabar el día 29 de julio de 2016. Aunque la forma de pasar de un sistema operativo a otro es muy sencilla gracias a la oportunidad de actualizar, quizás esta sea la peor opción de las disponibles.

No son pocos los usuarios que han reportado problemas con el menú Inicio de Windows 10, ya sea porque a veces no se abre o va lento, o porque directamente el sistema te muestra un mensaje de error indicando que "el menú Inicio no funciona" y que se intentará arreglar la próxima vez que reinicies el equipo.

Personalmente siempre recomendaré realizar una instalación limpia de Windows 10, ya que al actualizar lo que estamos haciendo es instalar un sistema operativo encima del anterior que ya tuviésemos. Esto, sin tener en cuenta los posibles fallos que ya pudiese tener nuestro Windows 7 o Windows 8, la lentitud que tuviese, u otros problemas.

Independientemente del método que utilizases para instalar Windows 10 en tu equipo, en este artículo te ofrecemos 6 formas de arreglar el menú inicio de Windows 10, para que intentes dar con una solución antes de proceder a la última opción a la que cualquiera suele evitar recurrir, pero que es la única que puede arreglar cualquier problema: el formateo.