Un avión esquiva tres drones en pleno aterrizaje en Bilbao

Un avión esquiva tres drones en pleno aterrizaje en Bilbao

El pasado sábado 21 de mayo, el vuelo LH1142 operado por Lufthansa que cubría el trayecto entre Fráncfort y Bilbao vivió uno de los incidentes más graves relacionados con drones en España. El avión, cuya llegada al aeropuerto de Bilbao se esperaba a las 13:30, se topó con tres aeronaves no tripuladas cuando ya había iniciado la maniobra de aterrizaje. Los drones estaban a una altura de 900 metros y el piloto tuvo que realizar una maniobra evasiva considerada como un procedimiento de emergencia.

El avión se aproximaba al aeropuerto desde el valle del Txorierri cuando el comandante divisó los drones “casi por casualidad”. Las condiciones climáticas favorables permitieron la localización de los obstáculos y se informó a la torre de control de inmediato. Las autoridades avisaron a la Ertzaintza, que desplazó un helicóptero de la Policía a la zona para buscar a los responsables.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) es el organismo competente para sancionar a los pilotos de aeronaves no tripuladas de menos de 150 kilos. No es la primera vez que se viven episodios similares en el aeropuerto bilbaíno, ya se han producido otras invasiones del espacio aéreo aunque a menor altura. Desde la torre de control han calificado los hechos como “el suceso más grave” de este tipo.

7 accesorios imprescindibles para tu dron

La ley prohíbe volar drones dentro del espacio aerocontrolado a una distancia de 15 kilómetros a la redonda del aeropuerto. Aunque estos dispositivos pueden alcanzar varios miles de metros de altura, no se les permite ascender más de 120 metros desde el nivel del suelo ni alejarse más de 500 metros del piloto. En esta ocasión, los tres drones navegaban a 900 metros de altura.

Un dron pone en peligro un vuelo de Lufthansa

De momento, la Ertzaintza no ha localizado a los propietarios de los tres drones y el caso está en manos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. La infracción está castigada con una multa de hasta 250.00 euros. El pasado mes de marzo un dron estuvo cerca de colisionar con un avión en el aeropuerto de Charles de Gaulle. Este y otros episodios similares han apremiado a la Agencia Europea de Seguridad Aérea para crear un grupo de trabajo que estudie los riesgos de este tipo de choques y establezca un marco normativo.

Los drones mejor valorados de Amazon

La licencia para pilotar una de estas aeronaves es necesaria cuando se utiliza con fines profesionales. Los usuarios que lo emplean como un juguete tienen que respetar ciertas normas pero no se exige formación específica. Las autoridades reclaman medidas e insisten en concienciar a la gente de que volar un dron cerca de un aeropuerto es una maniobra extremadamente peligrosa. Los especialistas informan: “no es ningún juego”.

[Fuente: elcorreo/elpais]