Skip to main content

El chip de 72 núcleos de Intel llega a las workstations en 2016

El chip de 72 núcleos de Intel llega a las workstations en 2016

17/11/2015 - 20:13

Intel ha anunciado que en el primer trimestre de 2016 lanzará estaciones de trabajo que integren su nuevo procesador de supercomputación Xeon Phi de 72 núcleos.

Intel ha anunciado que 2016 será el año en el que su nuevo procesador de supercomputación Xeon Phi de 72 núcleos empezará a integrarse en las workstations de la compañía. 

Este chip, conocido como Knight Landing en su nombre en clave, es hasta la fecha el más potente de la marca, y el próximo año dará el salto de los superodenadores a las estaciones de trabajo, que son un tipo de equipos de escritorio que se caracterizan por ser más grandes que los PCs convencionales.

Knight Landing es la primera familia de Intel Xeon Phi diseñada para funcionar como una CPU independiente en lugar de un co-procesador conectado a una ranura PCI Express en un sistema basado en Xeon.

Nuevos procesadores Intel Xeon Phi, para máximo rendimiento

Intel Xeon Phi está diseñado para proporcionar hasta 72 núcleos basados en una arquitectura similar a los procesadores Atom de Intel. Puede ofrecer más de 3 teraflops de rendimiento máximo, que es aproximadamente el que proporcionan los chips gráficos de alto rendimiento empleados en las supercomputadoras más rápidas del mundo. Además, incluye 16 GB de memoria MCDRAM, que cuenta con cinco veces más de ancho de banda que la memoria DDR4. 

Según la marca, se lanzará un número limitado de workstations con este procesador integrado durante el primer trimestre de 2016, y se espera que pronto se firmen acuerdos con otros fabricantes de equipos de escritorio para que también comercialicen PCs con este potente chip.

Inicialmente, Intel ha puesto las nuevas estaciones de trabajo a disposición de los investigadores que no tienen acceso a los superordenadores basados en Xeon Phi para que lleven a cabo cálculos científicos complejos.

Gracias a esto, los desarrolladores podrán tanto escribir como probar código antes de implementarlo en las supercomputadoras, creando su propio sistema local para construir y probar las aplicaciones antes de implementarlas en el centro de datos.

[Fuente y foto: PC World]