Skip to main content

Diseñan una batería de sodio un 80% más barata que las de litio

bateria sodio

23/10/2017 - 21:41

Un equipo de científicos de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) ha desarrollado una batería basada en sodio un 80% más barata que las de litio.

Un equipo de científicos de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) ha desarrollado una batería basada en sodio más rentable que las de litio. Su diseño allana el camino para reducir los costes del almacenamiento de electricidad procedente de fuentes de energía renovables, como la energía solar o la eólica. 

Los investigadores de Stanford no son los primeros en crear una batería de iones de sodio, pero consideran que su nuevo enfoque va más allá que otros ejemplos desarrollados hasta el momento. Y es que su propuesta reúne las características de rendimiento y precio ideales para revolucionar el almacenamiento de energía, ya que cuesta menos del 80% que una batería de iones de litio con la misma capacidad.  

"Nada puede superar al litio en rendimiento", afirma Zhenan Bao, miembro de la investigación. "Pero el litio es tan raro y costoso que tenemos que desarrollar baterías de alto rendimiento de bajo costo basadas en elementos abundantes, como el sodio". La diferencia de precio entre un material y otro es abismal: mientras que extraer y refinar una tonelada de litio cuesta unos 15.000 dólares, una tonelada del material a base de sodio de la nueva batería solo vale 150 dólares. 

Estas son las baterías portátiles más vendidas de Amazon España

El nuevo componente está formado por un cátodo de sodio, que es el polo de la batería de almacena los electrones. La química interna envía los electrones hacia el ánodo, que está fabricado de fósforo. Los científicos optimizaron el ciclo de carga y descarga, y también mejoraron el diseño para favorecer el buen rendimiento general. Además, consideran que el ánodo de fósforo también puede ser optimizado aún más.

Baterías de Litio vs de Estado sólido, diferencias y ventajas

Como decíamos al principio, la importancia de este avance reside en que permite abaratar mucho el coste del almacenamiento de la electricidad generada mediante energía solar o eólica, un hecho que supondría un gran impulso para extender todavía más el uso de estas fuentes.

[Fuente: Universidad de Stanford]