Este es el ordenador más pequeño del mundo con inteligencia artificial

mini ordenador

Un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan ha presentado nuevas versiones de su micromote, el ordenador más pequeño del mundo que ahora incorpora inteligencia artificial. 

Hace dos años conocimos el Michigan Micro Mote (M^3), un dispositivo con un tamaño de 1 milímetro cúbico equipado con todos los elementos de una computadora: entrada, procesamiento, almacenamiento y salida de datos. Ahora, sus creadores, David Blaauw y Dennis Sylvester, nos han mostrado una nueva versión de su ordenador a escala milimétrica.

Con el micromote, estos informáticos tienen el objetivo de desarrollar sensores de computación más pequeños e inteligentes para los dispositivo sanitarios y el Internet de las cosas, que además puedan proporcionar una mayor eficiencia energética. Muchos de los componentes de este tipo de aparatos se encuentran en alerta en todo momento y tienen que transferir datos a la nube de manera constante, debido a que no tienen la capacidad de procesar la información por sí mismos. 

Según los pronósticos, en el año 2035 habrá un billón de estos pequeños dispositivos conectados a Internet, y Blaauw asegura un número tan grande de aparatos efectuando lecturas constantemente supondría un volumen de datos inabarcable. De ahí la importancia del desarrollo de los microordenadores capaces de llevar a cabo las tareas de computación, que ayudarán a mejorar la seguridad a la vez que se ahorra energía.

Ordenador diminuto

En su demostración, Blaauw y Sylvester explicaron que los diez nuevos diseños del micromote son más eficientes energéticamente que las versiones previas y además integran una memoria flash mayor, lo que ha permitido incorporar hardware para el funcionamiento de redes neuronales y algoritmos de aprendizaje profundo. Y todo ello sin necesidad de incrementar el tamaño del microordenador, que sigue siendo el mismo que el modelo que conocimos en 2015.

Cómprate un mini PC en Amazon

Mediante las nuevas funciones de inteligencia artificial, los investigadores tienen la intención de llevar las redes neuronales al Internet de las cosas para que los dispositivos conectados a la Red sean más inteligentes y eficientes. "Las cámaras de seguridad y otros dispositivos conectados no son lo suficientemente inteligentes como para notar la diferencia entre un ladrón y un árbol, por lo que desperdician energía y envían a la nube material sin interés para su análisis", explica Blaauw. "Con estos procesadores de aprendizaje profundo podrían tomar mejores decisiones sin utilizar demasiada energía".

Los científicos continuarán trabajando en sus ordenadores diminutos y esperan que estén listos para llegar al mercado dentro de unos años.

[Fuente: IEEE Spectrum]