Borrar tus datos personales y desaparecer de Internet

Borrar tus datos personales y desaparecer de Internet

Una tarea tan sencilla como abrir una página web, rellenar un formulario o enviar un archivo, puede dejar un rastro tuyo del que, en la mayoría de los casos, ni siquiera llegas a ser consciente.

La misma dirección IP o las cookies que almacena tu navegador pueden ser suficientes para identificar la ubicación geográfica donde está conectado tu equipo o conocer tu proveedor de acceso a Internet. Algunas de estas últimas pueden llegar a recopilar datos mucho más personales, como tu nombre y apellidos, dirección o tu DNI.

Pero esto no es todo. Por si fuera poco, la facilidad con la que hoy en día es posible publicar un vídeo o una fotografía en Internet, o que lo haga otra persona en tu nombre, sin contar con tu autorización, es tan grande que casi responde a un impulso. La mayoría de las veces, ni siquiera te llegas a plantear las repercusiones y consecuencias de un acto tan, aparentemente, intranscendente.

Internet, un problema

Cuántas veces no has ido a una fiesta y os habéis hecho decenas de fotos que luego alguién sube a facebook sin el consentimiento oportuno. No hace falta que te etiqueten, tu imagen ya está en la red y ahora te toca a tí si quieres borrarla o no.

La globalización del uso de Internet unida al desarrollo de la telefonía móvil, con dispositivos de grabación de fotos y vídeo unido a sistemas de geolocalización muy avanzados, han sido claves para consolidar una actividad convertida ya en parte de nuestra rutina diaria: publicar y compartir cualquier momento de la vida real en Internet.

Las fotos de terceros subidas en las redes sociales es un problema que está a la orden del día. Lo que en principio puede ser una tarea inofensiva, como enviar por email la última foto de los niños a los abuelos, se convierte en una cuestión delicada cuando se opta por utilizar las redes sociales. 

Aunque, en un principio, estas redes están limitadas a amigos y familiares, con el tiempo, el círculo puede ser cada vez más permisivo y extenderse a compañeros de trabajo, amigos que resultan no serlo tanto y, finalmente, a simples conocidos. Para complicarlo, las políticas de privacidad de estos servicios cambian con tanta frecuencia que, con el tiempo, el usuario se cansa de revisarlas y de actualizar los diferentes permisos de acceso.

Google Privacidad

El derecho al olvido

Pero, ¿y si te arrepientes de lo que has publicado o quieres que borren algo que otra persona ha publicado sobre ti que puede dañar tu imagen o atenta contra tu privacidad? La necesidad de borrar el rastro de una persona en Internet ha sido la causa de la aparición de un nuevo concepto con el que ninguna legislación había tenido que enfrentarse hasta ahora: el derecho al olvido

El derecho al olvido es un derecho relacionado con el Habeas Data (tener datos presentes) y la protección de datos personales. Se puede definir como el derecho que tiene cualquier persona a borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales

Pongamos por ejemplo, que en el gran buscador Google, aparecen ciertas imágenes tuyas en un blog sin tu consentimiento. En este caso, tú deberías acudir a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y pedirías que tus datos personales fueran borrados. Lo más probable es que esta te dé la razón, y aconseje a Google a desindexar la entrada del boletín oficial para que no aparezca en sus resultados de búsqueda.

Ante esta situación, Google podría negarse argumentando que ellos solo muestran lo que publican otras webs y si alguien tiene que retirar la información son los responsables del blog en cuestión, no ellos.

De echo, esta es una práctica habitual por parte de la empresa de Mountain View, que en los más de 200 casos visto por la AEPD, Google ha utilizado siempre la misma respuesta, las reclamaciones deben dirigirse a Google Inc., no a su filial española. Con esta táctica, Google te obliga a personarte en Estados Unidos donde, además, la legislación española, más protectora, no podría aplicarse.

Samuel Parra, director de ePrivacidad (www.eprivacidad.es), señala que “da la sensación de que estas grandes corporaciones (Google o Facebook) se encuentran por encima de toda regulación y pueden hacer y deshacer a su antojo sin que ello tenga consecuencia alguna”.

Facebook privacidad

Problemas de Jurisdicción

A pesar de que durante los últimos años la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) se ha endurecido con sanciones y medidas exigidas tanto a entidades privadas como públicas a la hora de garantizar la privacidad de los datos personales a los que tienen acceso, esta medida no es suficiente ya que muchos servicios de Internet a través de los cuales se recopila esta información, como Facebook o Google, tienen su sede jurídica fuera de España, quedando al margen de la jurisdicción nacional y europea al fijar sus propias políticas de privacidad.

Este hecho, aunque no supone una puerta abierta para vulnerarlo, constituye una dura traba para el ejercicio del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen regulado en el artículo 18 de nuestra Constitución Española.

Para Manuel Moreno, Director de la empresa Bórrame.es, especializada en el borrado de huellas digitales en Internet, “la mayor dificultad se centra en empresas americanas, especialmente con Google, quién aún teniendo una sede en España, alega que no tiene porqué cumplir con las Leyes Españolas o Europeas”.

Una puerta a la esperanza

La última Memoria de 2011 de la Agencia Española de Protección de Datos señala un gran aumento de las reclamaciones surgidas para cancelar datos de tipo personal en Internet: de tres solicitudes en el año 2007 se ha pasado a 160 en 2011. Desde el portal www.borrame.es, especializado en este tipo de reclamaciones, citan como uno de los orígenes de las mismas la propia búsqueda del propio afectado al “Googlearse”, es decir, buscar su nombre en la red. 

Muchas demandas, mucho desnocimiento y mucho desamparo del pequeño frente al grande, pero puede que eso termine pronto. La Comisión Europea está preparando una amplia reforma de la legislación de protección de datos. El reglamento general, que ya tiene una primera redacción, recoge el derecho al olvido como un derecho fundamental de los ciudadanos europeos. Aunque los plazos de la política comunitaria son muy largos, la normativa podría aprobarse en el primer semestre de 2014.

Descubre cómo desactivar o eliminar una cuenta de Facebook