El cementerio de Google: aquí descansan sus ideas rechazadas

cementerio Google aquí descansan ideas rechazadas

Google es un auténtico líder en el mundo de la tecnología. Después de 17 años, la compañía de Mountain View nos ha regalado servicios sin los que muchos no serían capaces de vivir: YouTube, Gmail, Android y, por supuesto, su buscador. Sin embargo, también ha presentado muchas iniciativas que no llegaron a triunfar. En esta ocasión, os hablaremos del cementerio de Google, el lugar donde descansan en paz sus ideas rechazadas.

En las siguientes imágenes infografía podréis ver una larga lista de fallecidos que, en su día, pudieron llegar a parecer una auténtica innovación pero que nunca llegaron a despegar entre los usuarios. 

El último en caer ha sido Google Code que, aunque aún no ha cerrado sus puertas definitivamente, lo hará en enero de 2016. Gracias a él, los desarrolladores tenían acceso a interfaces de programación de aplicaciones y recursos técnicos para desarrollar su software.

Otro de los que se incluyen en el cementerio de Google es Helpouts, un lugar de encuentro entre usuarios y expertos donde los primeros podían resolver sus dudas sobre cualquier problema cotidiano. Cerró sus puertas en abril de 2015.

Offers también es otro de los que se incluyen en este panteón, pero se deshabilitó en marzo del año pasado. Inicialmente era una web similar a Groupon, pero luego cambió su enfoque pasando a ofrecer descuentos de negocios locales. 

En agosto de 2013 cerró Latitude, una extensión de Maps que surgió como sucesora de Dogeball. En julio de ese mismo año clausuró sus puertas Reader, el lector de RSS de la compañía, debido a que en sus últimos años vio disminuido el uso del servicio.

Los mejores trucos y consejos para Google Chrome

Otra de las ideas que pasaron a mejor vida en el cementerio de Google es iGoogle, que ofrecía la posibilidad de personalizar nuestra página de inicio con plugins, o Health (2012), que permitía gestionar información médica.

En esta lista se encuentra también Knol, que desapareció en 2012, por intentar plantar cara a Wikipedia. Lo mismo le ocurrió a Picnik en abril de ese mismo año, un editor de fotos online.

Google Vídeos desapareció del mapa en el momento en el que la compañía adquirió YouTube, como es lógico. Ese mismo año Adsense para feeds, un servicio de distribución de contenido, también nos decía adiós.

Buzz, una red social y plataforma de microblogging, Aardvark, un servicio de preguntas y respuestas, Sidewiki, una extensión que permitía a los internautas hacer comentarios, y Notebook, para recopilar y organizar información, fueron condenados entre septiembre y diciembre de 2011. 

Pero, ¿Quiénes se unirán al cementerio de Google en un futuro cercano? Los rumores aseguran que los siguientes en caer serán Google+, FeedBurner y Blogger, aunque todavía no hay que dar nada por sentado.

[Fuente:MarketingDirecto]