Descubre los secretos del centro logístico de Amazon.es

Amazon España

Hablar de que el comercio electrónico se perfila como la nueva forma de consumo es cosa del pasado. Las compras online ya no son excepcionales ni algo que pertenezca al futuro, son el presente. De los 529 millones de internautas europeos, casi la mitad, unos 250 millones, son usuarios del comercio electrónico. Y todo indica que los números seguirán creciendo.

Dando impulso a este segmento de la economía está Amazon. Esta tienda online de origen estadounidense ha sabido ofrecer a sus clientes lo que buscan: buenos precios, variedad y, sobre todo, seguridad y confianza en sus compras.

Éxito español

En España, Amazon.es abrió sus puertas en 2011, y un año después inauguraron su primer y, de momento, único centro logístico en nuestro país. Ubicado en la localidad madrileña de San Fernando de Henares, su crecimiento ha superado todas las previsiones y este año han ampliado, por segunda vez, la superficie de sus instalaciones pasando de los 28.000 metros cuadrados iniciales a los 60.000 de los que disponen en la actualidad.

"Mayday", el nuevo servicio de atención al cliente de Amazon

Durante la visita a este gran almacén, François Nuyts, director general de Amazon España, nos explica que fue el primero de los 28 centros que tienen en Europa que se vio obligado a ampliar sus instalaciones sólo un año después de haberse inaugurado, y apunta a una peculiaridad: “el consumidor español hace sus compras más tarde, de hecho, desde las 10 de la noche a una de la madrugada comprar un 49% más que los alemanes”.

El último aumento de la superficie del centro logísitico de Amazon España se ha hecho de una manera un tanto original: en lugar de crecer a lo largo, han aprovechado la altura de la nave para añadir 12.000 m2 distribuidos en cuatro nuevas plantas. Y para facilitar el movimiento de los productos en un espacio de estas dimensiones han recurrido a una solución simple, pero efectiva: el uso de un sistema de cintas transportadoras.

48 millones de productos

En este centro logístico se guardan 48 millones de productos listos para ser enviados, no sólo a compradores españoles, también a clientes de otros países. De hecho, según nos confirma Fred Pattje, director de operaciones en nuestro país, el 25% de todos los envíos de Amazon España se hacen al extranjero.

Pero antes de que los pedidos salgan rumbo a su destino, los artículos pasan por un exhaustivo y estudiado proceso que, además, es exactamente igual en todos los países. Así que si un trabajador de algún centro logístico pasa a formar parte de la plantilla de otro, no tiene ningún problema en integrarse dentro de la cadena de producción.

Descubré cuáles son los 50 artículos más populares en Amazon

Lo primero que hay que hacer cuando llega un producto nuevo es hacerle una foto para subirla a la web. Algo que, como todo en Amazon, está automatizado.

Dos impresionantes máquinas hacen las veces de estudio de fotografía, se elige una u otra en función del tamaño del producto. Un técnico las maneja y se encarga de colocar el artículo en diferentes posiciones según una guía de estilo prefijada para hacer las instantáneas.

También hay unos estándares establecidos para el siguiente paso: medir y pesar esos productos nuevos. El motivo es facilitar su embalaje durante la preparación de los pedidos.

Un desorden muy organizado

En los muelles del centro logístico de Amazon España se reciben todos los artículos y pasan uno de los primeros controles de calidad. Cada uno de ellos es examinado personalmente por un técnico y si se detecta algún defecto, se devuelve al proveedor. “Para nosotros es muy importante que estén en perfecto estado. La gente tiene que saber que Amazon.es es una tienda más, y que ofrece unas ciertas garantías”, explica Pattje.

Una vez registrado, se van colocando en el almacén a la espera de que los clientes hagan sus pedidos. Pero lejos de lo que uno se pueda imaginar, el sistema de organización no es nada convencional, aunque sí muy efectivo, tal y como describe el director de operaciones de Amazon España.

Amazon España abre una tienda especial para los regalos de Navidad

“El mismo producto está distribuido por todo el almacén y es el propio empleado quien elige dónde va situado siguiendo cuatro reglas: primero busca una ubicación libre, después coloca un imán en el lugar elegido para no confundirse de estantería, comprueba que el artículo está en perfectas condiciones –segundo control de calidad–, y lo deposita tras escanear los códigos de barras del artículo y la ubicación”.

De esta forma, el personal encargado de localizar los productos puede encontrarlos distribuidos por todo el almacén, y evita tener que desplazarse por todas sus estanterías ahorrando tiempo.

Rumbo a su destino

Hay dos tipos de pedidos en Amazon: “singles”, con un solo producto; y “multis”, de varios. Según el peso y las medidas, el sistema indica al técnico que trabaja en este punto de la cadena qué caja tiene que coger.

Dentro del exhaustivo proceso que siguen en Amazon, el embalaje tampoco se realiza de cualquier manera. También aquí hay unas directrices: la factura siempre se coloca debajo, para que lo primero que vea el cliente siempre sea el producto.

El código de barras que se pega en la parte exterior lleva toda la información sobre el pedido. Un lector se encarga de leerla mientras la caja está en la cinta transportadora que lleva a los paquetes a los muelles de salida. Automáticamente, el sistema decide cuál es el servicio de transporte más económico según las características de la caja y el precio.

Sigue las ofertas que se publican en Amazon recibiendo avisos en Gmail

De momento, el día de mayor actividad de este centro logístico de Amazon España ha sido el 16 de diciembre de 2013. En tan sólo 24 horas, Amazon.es recibió 130.000 pedidos o, lo que es lo mismo, 91 por minuto.

Esperan batir su propio récord de compras en Amazon España estas navidades. Por eso, como en los años anteriores, han ampliado su plantilla para la campaña y cuentan ya con 640 personas listas para que los regalos lleguen a tiempo.