Imputada por fisgar el email de su suegra

Hay quien puede pensar que meterse en cuentas de correo electrónico ajenas no es más que una gamberrada con poca gracia para quien la sufre. Sin embargo, este caso demuestra que está estipulado como delito, además del agravante que implica difundir el contenido de la misma.

La historia se basa en una señora que sospechaba de que alguien se metía en su correo electrónico ya que sus conocidos conocían información íntima sobre ella y su amante. Cosas que ella misma no comentaba con ellos. De esta manera, la señora presentó una denunciar ante la Guardia Civil. Y fue cuando el Equipo de Delitos Informáticos (EDITE) se puso en marcha. En la investigación, se dieron cuenta que el acceso a la cuenta de correo se producía exclusivamente desde el propio ordenador de la denunciante.

En este punto de la investigación se supo que la que se metía en el correo electrónico era la nuera de la denunciante. Así, fue imputada por violar el secreto de las comunicaciones y la intimidades las personas, además de revelar la información contenida en los correos electrónicos intercambiados entre su suegra y su amante.