De la pantalla al papel: ideas que triunfan

De la pantalla al papel

Dar el salto a lo digital, este el reto de muchos negocios y profesionales que en los últimos años están viendo cómo es necesario transformarse para evolucionar y seguir al pie del cañón.

Sin embargo, y curiosamente, también hay proyectos que tienen que hacer la ecuación inversa para obtener el mismo resultado: dar un cambio desde lo puramente online a un ámbito más físico, donde las cosas se pueden tocar y ubicar en un espacio diferente al que se ha creado en Internet para, igualmente, evolucionar.

Desandando el camino

Este es el paso necesario que han tenido que dar los fundadores de Bubok, una editorial de autoedición online que inauguró su primera tienda física en Madrid el pasado 23 de abril, Día del Libro.

“Después de seis años operando exclusivamente en Internet, hemos comprobado que por parte de nuestros clientes existía un interés creciente por poder tocar los productos antes de comprarlos”, nos cuenta Sergio Mejías, director general de Bubok, y uno de los socios fundadores. “Al final estamos hablando de acabados de libros, papeles, solapas, portadas brillo o mate, etc. Por mucho que intentemos transmitir su acabado por web, siempre hay autores que necesitan verlo físicamente”.

Bubok

"Hemos comprobado que existía un interés creciente por poder tocar los productos antes de comprarlos"

Bubok nació en el año 2008 haciendo justo el camino contrario: los socios fundadores pertenecían al mundo editorial convencional y vieron una oportunidad en el cambio que estaba sufriendo este sector. En aquel momento, no sólo hacía su entrada el libro electrónico, también detectaron una tendencia a la disminución de las tiradas a favor de la impresión bajo demanda y preveían que la situación económica iba a obligar a las editoriales a decir “no” a los autores noveles y apostar sólo por los títulos con una venta asegurada.

Actualmente tienen un catálogo de 70.000 títulos, de los que 26.000 son eBooks y resto ediciones impresas. “La venta de libros electrónicos está aumentando exponencialmente y cada año dobla al anterior, pero hay ciertas cosas que a día de hoy sólo se pueden hacer en papel, como una firma de libros”.

Precisamente, la recién inaugurada librería de Madrid no sólo va a ser un espacio de venta, también un sitio de encuentro donde desarrollar diferentes actividades literarias, como la presentación de títulos, que hasta ahora se hacían en espacios ajenos. “Los libros que tenemos son 100% de autores de Bubok, no hay títulos externos a nuestro sistema”. Actualmente cuentan con 200 de ellos en sus estanterías.

Querida nostalgia

A los autores de Yo fui a EGB pasar del mundo online al físico también les pareció el salto lógico. Javier Ikaz y Jorge Díaz comenzaron su proyecto en un página de Facebook, que más tarde se convirtió en un blog y desde noviembre tiene su versión en papel en un libro.

Yo fui a EGB recoge las vivencias comunes de los que pertenecimos a una generación que vivió su infancia y adolescencia entre principios de los años 70 y mediados de los 90. “Éramos conscientes de la comunidad que nos seguía y del deseo colectivo de convertirnos en papel”, nos explica Javi. Aunque no querían hacer cualquier libro, sino uno que al lector le apeteciera tener y conservar.

“Un libro muy interactivo con el lector, con mil guiños que lo hagan partícipe, que se pudiera tocar y oler. Y creo que lo hemos conseguido –cuenta Jorge–, son muchos los que nos dicen que sus páginas huelen a EGB”. Deja claro que el libro no es una recopilación de lo que se puede leer en su página de Facebook o en su blog, sino algo diferente, con contenido inédito creado en exclusiva para él y no fue fácil.

Yo fui a EGB

"Queríamos que el libro fuera diferente, con contenido inédito creado en exlcusiva para él"

Lo más complicado fue seleccionar qué entraba y qué dejábamos fuera por no poder abarcarlo todo en un único libro. Otra dificultad fue encontrar todas las fotografías, haymuchos productos que han desaparecido del mapa y ni las propias marcas tiene un histórico. No es fácil conseguirlas, y menos con buena calidad para poder imprimirlas”.

El libro va por su 12ª edición y con 175.000 ejemplares es el más vendido en España en lo que llevamos de año. Un éxito que ha obligado a sus autores aparcar temporalmente sus carreras profesionales –Javi es escritor y bloguero profesional, y Jorge creativo de publicidad– para dedicar todo su tiempo a este proyecto.

Sus versiones online no se quedan atrás. En Facebook ya suman más de 750.000 seguidores, y en el blog registran más de dos millones de páginas vistas mensuales y 750.000 usuarios únicos al mes.

Y esto no acaba aquí. Javi nos cuenta que sobre la mesa tienen un par de proyectos importantes, no nos desvela si van a ser en formato online o físico, aunque sí nos adelanta que, de momento, lo que más les demandan es un Yo fui a EGB 2.