Usuarios españoles de Twitter también "pagamos" en Irlanda

Twitter España declara impuestos en Irlanda como la mayoría de las empresas tecnológicas.

En la mayoría de los negocios, ganar poco más de 45.000€ cuando tienes millones de clientes podría considerarse una auténtico desastre.

No para una compañía tecnológica, claro. Puedes declarar unos ingresos de un millón de euros en un país y pagar unos impuestos simbólicos, mientras sus ciudadanos generan docenas, cientos de millones de euros. Es la magia de la ingeniería fiscal. Todo perfectamente legal, por supuesto.

En 2012 Twitter ya tenía más de 500 millones de usuarios en todo el mundo, y en 2013 ha ingresado una cantidad superior a los 1.000 millones de euros. Su plantilla supera los 3.000 trabajandores.

Aunque no desglosa los usuarios por país,  en 2012 se estimaba que tenía unos 4.5 millones de usuarios españoles. Pepe López Ayala, presidente de Twitter España, declaraba hace unos meses que "para España, Twitter se ha convertido en un compañero indispensable".

Es cierto que no se trata de una red social que explote al máximo la publicidad, ni bombardea a sus usuarios con anuncios. Pero la publicidad existe, a través de diferentes canales, más allá de los tuits.

Echa un vistazo a las últimas noticias sobre Twitter

Twitter España es una filial de Twitter International Company, con sede en Irlanda. En 2013 mantuvo un plantilla de entre 5 y 6 trabajadores, y se dedica a realizar estudios de mercado, marketing y publicidad. En 2013 declaró unos ingresos inferiores al millón de euros, y unos beneficios de poco más de 45.000€.

La publicidad generada por los millones de usuarios españoles de Twitter se declara en Irlanda, donde los beneficios fiscales y la carga impositiva es mucho menor. Expertos gabinetes de asesores fiscales aprovechan los solapamientos, las contradicciones y las lagunas de las legislaciones internacionales para ganar dinero en un país, y declararlo en otro. Es completamente legal, y es lo que hacen todas las multinacionales tecnológicas afincadas en España: Apple, Microsoft, Amazon, Google, Facebook, eBay, etc.

Todas juntas apenas pagaron un millón de euros en impuestos en España. Sin embargo, su negocio real en nuestro país generó cientos de millones de euros, que no repercute en un beneficio para los ciudadanos, a través de los impuestos.

La OCDE y el G-20, los países más poderosos del mundo, acordaron el año pasado una serie de normas para suavizar esta fuga legal de impuestos. Las medidas deberían comenzar a ponerse en marcha el mes que viene, pero al parecer se han retrasado.

[Fuente: El País, Wikipedia]