Skip to main content

Los 5 peores alimentos para el verano, según la ciencia

Los alimentos más y menos recomendados para el verano
user

11/07/2018 - 12:00

El verano es la estación favorita de muchas personas, ávidas de sol, playa, cervezas fresquitas, picnics y mayor descanso gracias al período de vacaciones. Sin embargo, y aunque muchos asocian el verano a más ejercicio, pérdida de peso o hidratación permanente, lo cierto es que muchas personas descuidan sus hábitos saludables en el período de descanso, ingiriendo más alcohol o comida basura y abusando de los alimentos procesados, los snacks industriales o los azúcares refinados, presentes en bollería o helados.

Es una época en la que resulta difícil seguir una dieta estricta, pero ello no quita que siga siendo un momento del año en el que no debes descuidar tu alimentación si quieres mantener un ritmo de vida sano. Los excesos se pagan, tal y como ya habrás podido comprobar en veranos anteriores.

A continuación repasamos, según las evidencias científicas, algunos de peores alimentos para consumir en verano. De este modo, podrás eliminar de tu dieta o al menos reducir los más perjudiciales y apostar por comer con frecuencia aquellos que aportan más beneficios a tu organismo.

  • Carnes rojas. Aunque no la elimines de tu dieta, si es importante reducir su consumo y desde luego, no comerla todos los días, ya que además de dañar tu organismo estás contribuyendo a un severo daño medioambiental. Es preferible consumir carnes magras, mucho más saludables.
Carnes rojas

En octubre de 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe concluyendo que la carne roja era “probablemente carcinogénica para los seres humanos”. Las dietas alta en grasas saturadas y colesterol aumentan considerablemente los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes y diverticulitis.

  • Helados. Los helados procesados o industriales son bastante negativos para la salud, a diferencia de los elaborados de forma artesana o natural. Nos encontramos en ellos con una elevada presencia de azúcares y grasas saturadas: los de crema son los más calóricos y los de hielo, los que menos, aunque las propiedades beneficiosas de estos últimos también son menores.

No pasa nada por que los disfrutes en verano, pero debes intentar moderar su consumo. Si son artesanos o elaborados con fruta real y hielo, muchísimo mejor.

  • Daiquiri y otros cócteles. El período estival es aquel en el que más aumenta el consumo de bebidas alcohólicas refrescantes como los cócteles. Aquellos como los daiquiris, los bloody mary, los margaritas y un largo etcétera llevan una elevada cantidad de azúcar, alto grado de alcohol, tienen un alto contenido calórico y un índice glucémico de infarto. Disparan tu apetito, ralentizan tu metabolismo y en líneas generales, es mejor beberlos solamente en ocasiones excepcionales.

La mejor alternativa, ya de beber alcohol destilado, es decantarse por tomar whisky o ginebra con soda o limón exprimido, libre de azúcares añadidos.

  • Alimentos picantes. El picante tiene numerosos efectos positivos para nuestra salud, pero el verano no es la época más propicia para ingerirlo debido a las altas temperaturas. La capsaicina, el componente que contienen los chiles picantes o las guindillas activan las glándulas sudoríparas y provoca ese efecto de sudoración incontrolable.

Si no puedes resistirte al picante, los expertos recomiendan añadir frutos secos a la comida para compensar el sabor.

Ver ahora:

Te recomendamos