Skip to main content

El 60% de las adolescentes ha sufrido ciberacoso

Hacker

Andrea Núñez-Torrón Stock

22/10/2020 - 07:11

Un informe elaborado por la ONG Plan International revela que el 60% de las menores del mundo han sufrido alguna experiencia de ciberacoso y discriminación online, desde humillaciones a amenazas violentas o imágenes de contenido sexual.

El estudio titulado ‘(In)seguras online: experiencias de las niñas y las jóvenes en torno al acoso online’, publicado este mes por la ONG Plan International, con motivo del Día Internacional de la Niña que tuvo lugar el pasado 11 de octubre. El informe arroja datos preocupantes, ya que el 60% de las niñas y adolescentes ha padecido alguna clase de violencia por la vía digital. Para recabar estos datos se han recogido testimonios y entrevistas en profundidad a más de 14.000 chicas de entre 15 y 25 años de 22 países, entre ellos España.

La violencia a la que estas mujeres menores de edad están expuestas abarca un amplio abanico de accuoibesm desde la recepción de mensajes explícitos, imágenes de contenido sexual, ciberacoso, amenazas de violencia física y sexual, comentarios racistas y anti-LGTBIQ+, humillaciones y burlas, y ataques por su aspecto físico. Se enfrentan a experiencias de esta índole desde los 8 años de edad, mientras que el momento en el que padecen el ciberacoso con mayor frecuencia es la franja entre los 14  y los 16 años. 

La violencia más habitual es la basada en insultos y lenguaje ofensivo, que el 59% de las encuestadas ha recibido con frecuencia, seguido de humillaciones (41%); comentarios negativos sobre su físico (39%), y amenazas de violencia sexual (39%).

Facebook, la red social del mundo en la que las chicas sufren más acoso

Las encuestadas en todo el planeta reportan que Facebook se trata de la red social donde más acoso sufren (39%), seguida de Instagram (23%), WhatsApp (14%), Snapchat (10%), Twitter (9%) y TikTok (6%). Auinque hay medidas de protección o mecanismos para denunciar esta clase de comportamientos, las usuarios han destacado su ineficacia.

Un tercio de las chicas (35%), revela haber denunciado a su agresor, pero la dinámica suele ser que la persona se crea un nuevo perfil, además de que muchas veces si no hay elevado número de denuncias la plataforma no toma medidas contra el usuario. La mitad de ellas (44%) exigen un aumento de los instrumentos de seguridad, demandando también la responsabilidad de los gobiernos (18%), otros usuarios (18%) y la policía (13%).

El caso de España

Tal y como recogen desde Panda Security en España, el 88% de las encuestadas señala que ellas y otras conocidas de su entorno han padecido alguna modalidad de acoso. En tres cuartas partes de las ocasiones los agresores son conocidos, bien sea del colegio o el trabajo, parejas o exparejas y amistades. En España cambian las tornas, y la red social en la que se han señalado más situaciones de acoso online se trata de Instagram 35%, a la que siguen la app de mensajería WhatsApp, con un 28%; y Facebook, el 20%.

En torno a los motivos, las españolas denuncian haber sido acosadas especialmente por su apariencia física (62%), aunque también por identidad de género y su orientación sexual (29%), su raza u origen étnico (20%), sus opiniones políticas (17%) y su discapacidad (9%). En cuanto a la forma de afrontar el acoso, el 42% ignora los ataques y sigue usando dicha red social, un 17% confronta al acosador públicamente y un 7% abandona la aplicación en la que ha padecido la violencia.

La encuesta pone de manifiesto la importancia actual de las redes sociales como parte de la vida cotidiana de las jóvenes de todo el mundo: tres cuartas partes de las encuestadas publica contenidos con mucha frecuencia, algo que la COVID-19 ha acrecentado debido a las restricciones y normas de distanciamiento social.

La ONG pide una legislación específica a gobiernos de todo el mundo para perseguir la violencia digital por motivos de género. En España se ha solicitado que se apruebe con urgencia una Ley Orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia, promover políticas inclusivas de acceso a la red y asegurar la igualdad de género en los espacios online. También reclama mecanismos de denuncia más efectivos a las plataformas, educación sobre ciudadanía digital y campañas de sensibilización, haciendo hincapié en la prevención del acoso online y la conciencia sobre los riesgos.

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.