Logo Computerhoy.com

Los anillos de Saturno acabarán desapareciendo, pero Marte tendrá unos nuevos

Saturno visto desde la sonda Cassini

NASA

La primera vez que alguien pudo observar los impresionantes anillos de Saturno fue en 1610, cuando Galileo miró hacia el sexto planeta del Sistema Solar, el segundo en tamaño y masa después de Júpiter.

Saturno es uno de los planetas más elegantes que existen, gracias a sus anillos visibles desde la Tierra. Es el sexto planeta del Sistema Solar y el segundo en tamaño y masa después de Júpiter.

Aunque su principal característica, los anillos observados por primera vez en 1610 por Galileo, irán desapareciendo con el tiempo, concretamente, en aproximadamente unos 300 millones de años. Así que la humanidad aún tiene tiempo de estudiarlos.

La primera vez que el ser humano se acercó realmente a los anillos de Saturno fue con la sonda espacial Voyager de la NASA durante los años 80. En aquel entonces los astrónomos sugirieron que los anillos se habían formado hace 4.600 millones de años.

Sin embargo, gracias a las observaciones de la Voyager, se logró descubrir que los anillos eran mucho más jóvenes, con una edad de entre 10 y 100 millones de años. Esto fue avalado por la misión Cassini de la NASA, que orbitó Saturno.

Antes de perder el contacto con la nave, se pudo corroborar que los anillos del planeta eran poco masivos, con lo cual no podían ser tan antiguos como se teorizó en la década de los 80.

Los astrónomos aún tienen tiempo para estudiar los anillos, pero trabajan a contrarreloj, al menos en las medidas de tiempo del universo, antes de que estos desaparezcan de Saturno.

La importancia de Cassini para los astrónomos

Si algo se sabe de Saturno es gracias a la misión Cassini de la NASA, que logró recopilar hasta 635 datos científicos que ayudaron a desentrañar diferentes cuestiones sobre el planeta.

Consiguió realizar 453.048 fotografías de Saturno y descubrió 6 lunas nuevas, con la implicación de 27 países. Todo ello se tradujo en una gran producción científica, con 3.948 estudios publicados en prestigiosas revistas.

A pesar de lo positivo de la misión, también se descubrió que los impresionantes anillos de Saturno desaparecerían en alrededor de 300 millones de años, algo que ha desilusionado a los científicos.

De momento no se sabe cómo se formaron, aunque se cree que pudo ser por la colisión de alguna luna o la aproximación peligrosa de algún cometa. Por ello, los mismos anillos podrían formarse en algún otro planeta.

Aún más, en un planeta realmente cercano a la Tierra como es Marte. Este cuenta con una pequeña luna, Fobos, la cual se romperá en un periodo de entre 20 y 80 millones de años.

Esto provocará, con alta probabilidad, que el planeta rojo cuente con una nueva característica que Saturno conoce muy bien. Aunque habrá que esperar bastante para poder ver este impresionante evento del cosmos.

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Abraham Andreu.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.