Skip to main content

Frozen Ark, el proyecto para salvarnos de la sexta extinción

Frozen Ark, el proyecto para salvarnos de la sexta extinción

Juan Carballo

20/11/2015 - 12:18

El proyecto Frozen Ark, que cuenta con más de 48.000 muestras, recoge ADN de especies en peligro de cara a la sexta extinción masiva del planeta. 

Hace más de una década dos científicos británicos, Bryan y Ann Clarke, comenzaron un proyecto para preservar el ADN de especies en peligro de extinción antes de su desaparición. Hoy, el proyecto conocido como Frozen Ark, cuenta con 48.000 muestras pertenecientes a 5.500 especies.

Muchas de estas especies van a extinguirse antes de que sepamos siquiera que existen” dice John Armour, Profesor de Genética Humana de la Universidad de Nottingham, sede del proyecto Frozen Ark. “La idea [...] es obtener y preservar ese material para las futuras generaciones antes de que sea demasiado tarde”.

Estados Unidos levanta el veto a los ensayos con células madre

Esta iniciativa surgió cuando el Partula, un pequeño caracol propio de Tahití, se extinguió por la invasión de un caracol carnívoro que introdujeron en la isla para erradicar a otro molusco. Bryan Clarke se sintió inspirado por este acontecimiento, recogió algunas muestras del Partula en su laboratorio y logró preservar algunos miembros de esta especie de caracol. Así se inició Frozen Ark.

El proyecto ha evolucionado desde entonces. “No estamos aquí para sustituir los esfuerzos por salvar a las especies en peligro de extinción, es solo una copia de seguridad” asegura Ed Louis, uno de los administradores del arca. Muchos animales están experimentando un rápido declive en sus entornos naturales, tanto que algunos científicos hablan de que la “sexta gran extinción” ha comenzado.

El libro “La Sexta Extinción” de la periodista Elizabeth Kolbert relaciona la alta mortalidad de los animales y la degradación de los ecosistemas con la actividad humana y el cambio climático. Las predicciones son dramáticas: los arrecifes de coral, hábitat del 25% de las especies marinas, podrían desaparecer para el año 2050.

El ADN y las células almacenadas en Frozen Ark pueden proporcionar información a los científicos del futuro para ayudar en la recuperación de posibles especies desaparecidas después de la gran extinción. “Estamos en una época en la que los antibióticos pronto dejarán de funcionar” explica el profesor Ed Louis.

Los alimentos cambiarán de sabor con el cambio climático 

Los esfuerzos de los más de 20 socios que trabajan en el proyecto están orientados a ofrecer material para los científicos del mañana. “Hay quien dice que estamos jugando a ser Dios y siempre digo que esto es para que las generaciones futuras decidan qué hacer cuando los avances técnicos lo permitan” dice Ann Clarke, cofundadora de Frozen Ark. “Si no los preservamos ahora, no habrá una segunda oportunidad”.

[Fuente:phys]

Ver ahora:

Sobre el autor

Juan Carballo

Redactor

Tags:

#ADN, #ciencia

Te recomendamos