Skip to main content

¿Por qué bostezamos? Esta es la curiosa explicación científica

Bostezar

21/05/2018 - 21:02

Seguro que en más de una ocasión te has preguntado por qué bostezamos. Si no quieres quedarte con la duda, toma nota porque te vamos a dar la explicación científica de este comportamiento.

Aunque bostezar es un gesto muy habitual presente en muchas especies animales, todavía continúa siendo un misterio para los científicos. En el caso de los humanos, el comportamiento se observa incluso antes de nacer, y en circunstancias normales bostezamos una media de ocho veces al día.

Pero, ¿qué sabemos acerca de los bostezos? Lo que los científicos tienen claro es que se trata de un acto involuntario, por lo que no podemos cuando queremos y, aunque lo intentemos ahogar, tampoco somos capaces de evitarlo por completo cuando nos asalta. 

También sabemos que es un ecofenómeno, es decir, una conducta caracterizada por la imitación, lo que hace que los bostezos sean contagiosos para el 60% de las personas. Por este motivo, cuando alguien bosteza cerca de ti lo imitarás aunque trates de resistirte. También te contagias cuando ves que alguien lo hace en un vídeo o en una foto, e incluso bostezarás con solo pensar en bostezos. Por ejemplo, yo no he parado de bostezar escribiendo esta noticia, y seguro que tú también lo estás haciendo mientras la lees.

¿Te cuesta dormir? Prueba estas infusiones de Amazon España

¿Y para qué sirve bostezar? Hay muchas teorías que intentan explicar este fenómeno. A continuación te dejamos las más populares:

  • Bostezamos para liberar el exceso de dióxido de carbono acumulado en el cerebro.
  • Bostezamos porque estamos aburridos.
  • Bostezamos para intimidar a otras personas al mostrar los dientes.

No obstante, estas teorías parecen no ser del todo acertadas. Entonces, ¿por qué bostezamos en realidad? Recientemente, los científicos han encontrado un vínculo entre la longitud del bostezo de una especie y el tamaño de su cerebro y la cantidad de neuronas corticales que tiene. Así, mientras los bostezos de los humanos se prolongan durante seis segundos, los de los ratones duran apenas un segundo.

En el año 2007, un estudio dirigido por el psicólogo Gordon Gallup sugirió que el propósito de bostezar es enfriar el cerebro, ya que pudo comprobar que las personas bostezaban menos cuando humedecían sus cabezas con toallas frías. Esta teoría tiene mucho sentido, ya que nuestro cerebro consume el 40% de nuestra energía metabólica y se calienta con facilidad.

Otra teoría señala que bostezamos cuando estamos cambiando de estado fisiológico, por ejemplo cuando pasamos de estar dormidos a despiertos, o cuando pasamos de estar aburridos a estar alerta. Fue enunciada por el Dr. Robert Provine, y explicaría, por ejemplo, por qué los atletas bostezan justo antes de empezar a competir.

Y además