Skip to main content

Los urinarios callejeros pop-up que se esconden bajo el suelo y salen a la superficie por la noche

Urilift

Urilift

23/12/2019 - 21:45

Orinar en plena calle se ha convertido en un problema de primer orden en las ciudades de todo el mundo. Y este problema se acrecienta por la noche, cuando la gente bebe demasiado y descarga en el primer sitio que pilla, desde un pared a una farola. Los urinarios públicos no parecen ser la solución, porque la gente no los usa, o están lejos de las zonas de copas. La empresa británica Pop-up Toilet tiene otra propuesta: los urinarios callejeros pop-up, que desaparecen durante el día y surgen por la noche de las profundidades del suelo.

Estos originales urinarios públicos ofrecen dos importantes ventajas. Por un lado, no se trata de un recinto: los varones puedes orinar directamente en los receptáculos correspondientes. Como si fuese una pared. Además existen unos compartimentos para damas que garantizan más privacidad.

Como se ve en este vídeo, durante el día estos urinarios pop-up bajan hasta el subsuelo, quedando completamente ocultos. Incluso pueden pasar los coches por encima. Al caer la noche se elevan como un ascensor y quedan disponibles para que los usen quien lo desee:

La ventaja de esta configuración es que se pueden instalar en calles estrechas o lugares poco accesibles en donde no se podría construir un recinto para colocar un urinario público convencional.

Las estadísticas dicen que es por la noche, tras beber mucho y porque hay más privacidad, cuando más orina la gente en la calle. Por eso durante el día estos recintos se esconden y así se evitan malos olores y vistas desagradables. Aunque disponen de su propio sistema de autolimpieza y utilizan materiales como el aluminio, que no absorbe olores.

Ya están instalados en varias ciudades de Reino Unido, Holanda y Alemania, razón por la cual ha dejado de llamarse Urilift para cambiar a Pop-up Toilet, pues tienen pensado comercializarlos a nivel mundial.

Como vemos en el vídeo estos urinarios callejeros funcionan con sensores, para que no haya que tocarlos en ningún momento, ni para usarlos ni para lavarse las manos. 

Según explica la empresa Pop-up Toilet en su página web, se pueden instalar en solo 2 o 3 días laborables, aprovechando el alcantarillado de la ciudad.

Están disponibles en diferentes combinaciones: individuales, por géneros, dobles, triples, etc.