Skip to main content

Las baterías de estado sólido, cada día más cerca de revolucionar el coche eléctrico

QuantumScape Volkswagen

Kike Ruiz

17/09/2020 - 19:30

Las baterías de estado sólido han dejado de ser una apuesta de futuro para estar cerca de implantarse.

Las baterías de coche eléctrico son el gran handicap de esta tecnología debido a sus limitaciones, así como su precio. Por prestaciones y peso, están muy condicionadas, aunque todo este escenario puede cambiar radicalmente con la entrada en acción de las baterías de estado sólido

¿Por qué? Porque estas baterías harán que el coche eléctrico se iguale al de combustión en aspectos como el precio o la autonomía. Pero antes, estos componentes clave en la electromovilidad deberán hacer frente a muchos retos, como los dos ya mencionados o asegurar la propia sostenibilidad de todos sus procesos. 

Y aquí es donde entra QuantumScape, una startup estadounidense que viene apoyada como inversiones por el mismísimo Bill Gates, Volkswagen y Continental. ¿Que es lo que hace de esta tecnología algo tan esperanzador? El litio de los actuales acumuladores sigue siendo el elemento químico principal de las unidades sólidas, pero, a diferencia de las baterías de iones de litio, utiliza un electrolito en estado sólido, y no en estado líquido. Esa es la diferencia.

QuantumScape dice que ha encontrado una solución que logra unas prestaciones muy superiores a las que nos ofrecen las baterías de iones de litio más avanzadas que tenemos actualmente. Entre ellas, prometen que la densidad energética es sensiblemente superior a la que nos ofrecen las baterías de iones de litio. Eso tiene un impacto directo en la autonomía de los vehículos eléctricos, que, según esta empresa, aumentará un 50%.

Por su parte, el tiempo de la carga de la batería será hasta seis veces más rápido. Anuncian que en solo 15 minutos será posible llevar una batería completamente descargada al 80% de la carga total, lo que es una pasada.

Su vida útil será más larga y prometen ser más estables y seguras. Pero no todo queda ahí. Su producción será más barata y tendrán un menor impacto en el precio final de los coches eléctricos.

Como ves, todo son ventajas con respecto a las prestaciones de las actuales tecnologías con electrolito en estado liquido. Volkswagen, empresa inversora, espera poder utilizar estas baterías en estado sólido en los coches que ponga a la venta en 2025.

Este artículo fue publicado en Autobild por Kike Ruiz.