Skip to main content

La odisea de pasar el confinamiento en una caravana

10 caravanas para 2020

07/04/2020 - 21:58

Cuando un gobierno ordena que todo el mundo se quede en su casa durante unas semanas, esta orden tiene un efecto muy diferente, en función de donde vives. Y no es solo una cuestión de dinero. Hay casas humildes que son grandes y tienen un patio o un jardín privado, y posiblemente lo lleven mejor que en un piso de lujo en un séptimo piso sin jardín, sin terraza ni balcón. Pero, ¿cómo se lleva el confinamiento en una caravana, cuando cierran todos los campings?

Miles de personas viven en un caravana y se alojan en un camping, pero todos ellos cerraron el día 26, al igual que los hoteles. Nuestro compañero Vicente Cano, de Auto Bild, nos cuenta la historia de Mauro, que ha pasado una auténtica odisea estos días durante el confinamiento en su caravana.

El pasado día 26 miles de campistas fueron desalojados de los más de 1.000 campings que hay en toda España, muchos de ellos sin otra casa donde vivir. Solo las comunidades de Aragon y Cataluña contemplan la figura del usuario de larga estancia, que les ha permitido quedarse en el camping como residentes.

Y aunque pueden salir a tomar el aire sin abandonar su parcela ni contactar con otras personas del camping, no pueden usar las zonas comunes, incluido los servicios y las duchas, así que todo tienen que hacerlo en su caravana.

Peor lo han tenido aquellos que han sido obligados a abandonar los campings. La mayoría son jubilados ingleses, alemanes o franceses que se han tenido que regresar a sus países, pese a que son personas mayores que no pueden conducir durante largas horas.

Camino de la frontera tuvieron que soportar la incomprensión de los vecinos, que se creían que eran gente que iban a pasar el fin de semana al camping, cuando lo que hacían eran usar un camping de emergencia que la Comunidad de Aragón había acondicionado, para que pudieran descansar en el largo camino de vuelta a sus países:

Muchos campistas se han visto obligados a aparcar sus caravanas y buscas pisos de alquiler. Otros han podido encontrar sitios para pasar el confinamiento en su caravana. Pero no es sencillo encerrarse tanto tiempo en un lugar tan pequeño.

Como explica Mauro en Auto Bild, "Al vivir en caravana te das cuenta de la cantidad de accesorios, cosas superfluas, que realmente no son imprescindibles. Aprendes a vivir con lo mínimo posible y a valorar cada objeto, cada utensilio, cada herramienta, como realmente se merece. Con el confinamiento, puede que suframos un proceso parecido. Valoraremos más lo que tenemos y no tanto lo que nos gustaría tener y no podemos".