Skip to main content

El perfume con olor a coche nuevo, porque es el aroma del éxito

Eau de New Car

Auto Trader

30/03/2020 - 19:21

Un coche es, en esencia, un vehículo de transporte. Pero no nos engañemos: también es un símbolo de estatus social. Si tienes un buen coche entonces eres una persona adinerada, disfrutas de un buen trabajo y una buena vida... aunque te hayas gastado todos tus ahorros para comprarlo y tengas que comer pan con cebolla durante los próximos años. Un coche es un símbolo de éxito, y por eso la web de compraventa Auto Trader ha presentado Eau de New Car, el perfume con olor a coche nuevo.

Los coches nuevos tienen un olor característico a fábrica, que tarda unos días en desaparecer. A mucha gente no le gusta, pero otros lo asocian al placer de comprarse un nuevo coche.

Según nos cuenta Aarón Pérez de Auto Bild, Auto Trader llevó a cabo una encuesta y descubrió que el 25% de los encuestados reconocían que el éxito huele a coche nuevo. Así que parece lógico lanzar un perfume con este olor, porque aquellos que lo huelan pensarán que eres una persona con éxito. Este es el anuncio publicitario de Eau de New Car:

Tal como explica AutoTrader, se trata de una fragancia ligera que combina toques de cuero fino y cera para un olor natural a coche nuevo. Está disponible exclusivamente en la web de Auto Trader con un precio de 175 libras esterlinas (192 euros) por un frasco de 50 mililitros.

¿Comprarías un perfume que te hace oler como un vehículo recién salido de fábrica?

No hace falta que respondas a la pregunta porque finalmente, tras causar revuelo en las redes, Auto Trader ha confesado que no lo va a comercializar. Se trata de una campaña de marketing.

Si lo pensamos bien, resulta un poco paradójico que un servicio que se dedica principalmente a la compraventa de coches usados (aunque también vende vehículos de estreno) promocione una colonia que huele a coche nuevo. Quizá para ponérsela al propio coche...

Pero la campaña es interesante porque nos hace reflexionar sobre la propia naturaleza humana, a veces irracional e infantil. Cómo convertirmos una herramienta de transporte en un símbolo de estatus, y hacemos cosas absurdas como comprar un coche que corre a 250 Km/h, aunque nunca vamos a alcanzar esa velocidad, o encarecer su precio porque compramos vehículos que están por encima de nuestras posibilidades, solo para aparentar.