Skip to main content

Este semáforo anti ruido de la India añade 90 segundos de espera cuando los conductores tocan la bocina

Semáforo anti-ruido

Mumbai Police

23/03/2020 - 23:07

Bombay, la capital financiera de la India, es una de las ciudades más ruidosas del mundo. Allí los conductores acostumbran a tocar el claxon cuando el semáforo está rojo, como si eso sirviese para que cambie más rápido a verde. El resultado es una cacofonía de bocinas insoportable. Por eso la Policía de Bombay ha pensado en una solución: los semáforos anti ruido, que añaden 90 segundos de espera cuando los cláxones arman mucho escándalo.

Según un estudio, Bombay es la sexta ciudad con los conductores más agresivos del mundo. Allí los atascos son monumentales y los conductores acostumbran a aporrear el claxon a la mínima oportunidad. Incluso cuando el semáforo está en rojo.

Muchos adultos solo aprenden cuando les tratas como a niños, castigándolos. Por eso la Policía de Bombay instaló varios semáforos anti ruidos en las calles más concurridas de la ciudad, el pasado mes de enero. Puedes ver cómo funcionan en este vídeo. Pero no pongas el sonido muy alto...

Como vemos, la tecnología que hay detrás es sencilla. Han instalado unos medidores de decibelios conectados al semáforo. Cuando el ruido insoportable de las bocinas supera los 85 decibelios, el semáforo en rojo se reinicia a 90 segundos de espera. Si vuelve a superar la cifra se vuelve a reiniciar, aunque solo quede un segundo para cambiar a verde.

Unas pantallas con el mensaje "Como más uses el claxon, más esperas", explican a los conductores lo que está pasando. Con este sistema de castigo la policía ha conseguido reducir el ruido en las calles más transitadas de la ciudad. Ya están pensando usarlo en otras ciudades de la India.

Es una idea muy curiosa que seguro que exportan a otros países, porque es bastante efectiva. Un sistema simple, pero perfectamente válido para educar a los conductores.

La tendencia actual de las grandes urbes es descongestionar el centro de la ciudad, con el objetivo de reducir la contaminación. Para ello se impide circular a los vehículos contaminantes, con lo que se reducen también los atascos y el ruido.

Pero este tipo de medidas son difíciles de aplicar en ciudades superpobladas y con un limitado transporte público.