Skip to main content

Qué tener en cuenta al limpiar un coche automático en un túnel de lavado

Tunel de lavado

Depositphotos

Noelia López

16/04/2020 - 19:30

No vamos a entrar hoy en el debate "lavado automático sí, lavado automático, no". Nos vamos a centrar en aquellos que se posicionan en la primera afirmación para dejar claro lo que debes tener en cuenta si vas a meter un coche automático en un túnel de lavado.

La clave de la cuestión que hoy enfrentamos es una: en qué posición colocar la palanca de cambios.

Sin entrar en demasiadas explicaciones, nos parece interesante aclarar que existen diferentes tipos de túneles de lavado. Dos son los más frecuentes:

  • en el túnel de lavado el coche está quieto y es la estructura de limpieza la que se desplaza a lo largo del vehículo
  • en el tren de lavado, más en desuso, el coche avanza por raíles hasta varios puntos en los que se aplican los tratamientos de limpieza

También hay diferencias por las funciones que ofrecen. Algunos son muy simples, y tan solo enjabonan y aclaran el vehículo antes de secarlo. Los más modernos ofrecen diferentes tratamientos para el vehículo, como los de espuma activa, encerado y abrillantado, que hacen que la limpieza luzca más y dure algo más de tiempo.  

Lo que debes saber antes de meter un coche automático en el túnel de lavado

A la entrada del túnel encontrarás las instrucciones de uso: plegar los retrovisores, quitar la antena, cerrar las ventanillas, dejar el coche en punto muerto y seguir las indicaciones luminosas. La diferencia entre lavar un coche automático y uno manual está en el punto dos.

Los coches con cambio automático (lo mismo ma da que sean de convertidor de par, por variador continuo, robotizados...)cuentan con posiciones P, R, N y D.

  • P, de Parking, es la posición para bloquear la transmisión al dejar el coche estacionado con seguridad
  • R es la de Reverse, o marcha atrás
  • N de Neutral, o punto muerto 
  • D, de Drive, es la posición para conducir, para moverse 

Al entrar a un túnel de lavado, por tanto, es imprescindible, colocar la palanca en posición N. Esta permite mantener el motor arrancado con todo lo que implica (climatización y dirección asistida activadas...), para que el coche pueda avanzar.

Otros consejos para lavar el coche en un lavado automático

A partir de aquí, las recomendaciones son las mismas que con un coche manual. 

  • Asegúrate de que no hay nada en el exterior de la carrocería que obstaculice el paso de los rodillos (portaequipajes...)
  • Para evitar que los rodillos perjudiquen la pintura contrata el servicio de prelavada para eliminar los restos de arena y otras impurezas
  • Cerciórate también de que todas las puertas están bien cerradas y de que las ventanillas están subidas.
  • También es recomendable observar el estado de los rodillos antes elegir instalación de lavado. Estas fibras sintéticas son la parte que está más en contacto directo con los vehículos y las que te pueden dar una buena pista, si están nuevas o tienen un acentuado deterioro, de la antigüedad y el mantenimiento que tiene el dispositivo.
  • Aunque se suele pensar lo contrario, los días de lluvia son buenos para lavar el coche pues al estar húmeda la suciedades más fácil de eliminar
  • Por muy buena limpieza que se realice del vehículo, o por buenos que sean los tratamientos que se le apliquen, si el secado, que es la última acción, no se realiza de forma correcta, el resultado no será satisfactorio. Siempre que puedas apuesta por utilizar un tren de lavado que incorpore en su programa el doble secado

Este artículo fue publicado en Autobild por Noelia López.