El FBI contra Apple: ya no podemos espiar a los usuarios

FBI Apple

A medida que las palabras "smartphones" "seguridad" o "encriptación" se unen en una frase, el FBI teme que alguien esté preparandose para ocultar una maniobra terrorista contra los Estados Unidos. Al fin y al cabo, ¿no son muchos fabricantes chinos y coreanos? ¿Quién sabe lo que andan planeando? Para garantizar la seguridad de los indefensos ciudadanos americanos, el director del FBI James Comey ha estado discutiendo del tema con Apple y Google.

Y es que la implementación de un sistema de encriptación en iOS 8 por el cual ni Apple ni el mismísimo FBI pueden ver los contenidos de los smartphones no les ha hecho mucha gracia. Y saber que Google está preparando también un sistema similar en su Android L tampoco les ha hecho pegar saltos. 

Y eso que las agencias de inteligencia nortemericanas están aterradas de que a los ciudadanos se les de la de miedo estar en todas partes, los soliciten o no. Aseguran que Apple se ha negado la posibilidad de acceder a los archivos para no tener la responsabilidad de entregar datos cuando les sean solicitados. Y si Apple realmente hubiese cerrado la puerta del todo al FBI, según las leyes norteamericanas tendría que volver a abrirla.

La verdad sea dicha: Apple se ha puesto las pilas con sus nuevos planes de seguridad.

El caso es que el investigador de seguridad Jonathan Zdiziarsky asegura que Apple ha dejado al menos una posibilidad de hackeo para que el FBI obtenga los datos, dado que sigue siendo posible (aunque no técnicamente realizable) averiguar el código PIN de iCloud por fuerza bruta.

Si habéis prestado atención a algo más que las fotos durante el Fappening, sabréis que la fuerza bruta es la p´ractica de probar una a una miles de contraseñas para ver cual encaja. Según Zdiziarsky, esta infinitesimal posibilidad permitirá a Apple poder seguir negándole al FBI la entrada por la puerta grande a nuestros datos, al haberles dejado abierta una rendija minúscula de la puerta de atrás.