Probamos a fondo Apple Mapas

Lugares mal ubicados, vistas surrealistas... El que parecía uno de los aspectos más destacados del iPhone 5 se ha convertido en uno de sus puntos negros. Todo el mundo habla de lo mala que es la nueva app que sustituye a Google Maps, pero muy pocos son los que han probado su efectividad. Hasta la llegada del iPhone 5 y de iOS 6 (enlazar), la única forma de disfrutar de un navegador real en el teléfono más chic era comprando una app específica como TomTom, CoPilot, etc. Aunque muy usado, Google Maps no ofrece, a diferencia de Apple Mapas, instrucciones vocales en iPhone, por lo que no es el más recomendable para utilizar mientras conduces.

 

¿Mapas o TomTom?

La duda que se plantea, a tenor de las críticas, es si estos mapas son capaces de suplir de verdad a un navegador real. Para comprobarlo, nos hemos lanzado a la carretera y hemos comparado el funcionamiento de un iPhone 5 –con Apple Mapas- con el de un iPhone 4 equipado con la última versión de TomTom.

De inicio, debes saber que la cartografía implementada en el iPhone 5 también procede de TomTom (junto a información de otras fuentes), por lo que las similitudes son evidentes. Al planificar una ruta ambos ofrecen varias posibilidades, aunque TomTom cuenta con más opciones (más rápida, ecológica, más corta, evitar autopistas, carreteras con curvas, a pie, en bicicleta y con velocidad limitada) que Apple Mapas: itinerarios disponibles, ruta en coche, a pie o en transporte público. En este caso te ofrece varias aplicaciones del App Store. Tras el cálculo del itinerario, ambos navegadores ofrecen un resumen con la distancia total y el tiempo del viaje.

 

Una vez en marcha, las imágenes que aparecen en pantalla, e, incluso, las instrucciones vocales de ambos navegadores, son muy similares (en algunas ocasiones incluso prácticamente idénticas) y, por lo general, se entienden perfectamente. Eso sí, el diseño de los nuevos mapas del iPhone 5 es más moderno y limpio, y destacan especialmente por las señales indicativas de gran tamaño.

 

Por contra, no ofrece tantos detalles (velocidad, puntos de interés en ruta, etc.). Los mapas de ambos pueden verse en 2D/3D o en forma de instrucciones. Asimismo, muestran todos los datos necesarios para llegar al destino (distancia, tiempo restante y hora de llegada) e incluso información del tráfico en tiempo real.

 

Trazado de rutas

Por lo que puedes ver, la legibilidad de Apple Mapas es bastante buena, pero ¿qué ocurre con el trazado de las rutas? ¿Realmente es tan desastroso como parece en el caso del iPhone 5? Tras realizar varias rutas urbanas e interurbanas por Madrid, e incluso un viaje Madrid-Ucero (Soria), tenemos que confesarte que los resultados no han sido como esperábamos… de malos. En términos generales, la nueva cartografía de Apple muestra itinerarios muy similares a los del TomTom, por lo que ambos te conducen con bastante precisión a tus destinos. Las distancias totales que ofrecen son prácticamente las mismas, aunque el primero es bastante más conservador con el tiempo de viaje.

Pero no todo son cuentos de hadas: en unos pocos itinerarios, el flamante iPhone 5 encontró dificultades para conducirnos al destino, motivadas sobre todo por errores en la cartografía. Los casos más graves fueron dos: en una urbanización de Galapagar (Madrid), donde el iPhone 5 y el 4 con TomTom se empeñaron en mandarnos campo a través; y el otro, más flagrante, cuando Apple Mapas fue incapaz de guiarnos a la redacción de Computer Hoy, situada en la calle Santiago de Compostela (Madrid). El teléfono se ofuscaba una y otra vez en mandarnos a una calle con ese nombre... en Fuenlabrada.

 

Dales una oportunidad

Contrariamente a lo que pensábamos, nuestra experiencia con los mapas de Apple ha sido bastante satisfactoria. Aunque nos hayan hecho alguna “pirula”, creemos que merecen una oportunidad si eres un conductor que utiliza un navegador ocasionalmente: te ahorrarás la compra de una app -que siempre puedes  adquirir posteriormente- e, incluso, puedes descargar un acceso directo a Google Maps para tu iPhone, si aún lo añoras.

La cosa cambia si eres un “hard user” del Gps: TomTom ofrece varías ventajas a tener en cuenta (puntos de interés, radares -puedes incluir tu propio listado-, viajes a fotos georeferenciadas...). Sin duda, es nuestra elección, aunque creemos que Mapas sacará del apuro a más de uno: es gratuita y cuenta con instrucciones vocales. Algo muy válido en estos tiempos de crisis.