Skip to main content

El MIT crea un lenguaje de programación para células vivas

lenguaje programacion celulas MIT

01/04/2016 - 15:22

El MIT ha creado un lenguaje de programación para codificar nuevas funciones para las células vivas, lo que permite diseñar circuitos complejos de ADN.

Un equipo de ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha creado un lenguaje de programación que permite codificar nuevas funciones para las células vivas. Gracias a este avance será posible diseñar circuitos complejos de ADN con gran rapidez. 

Ingenieros y biólogos llevan quince años desarrollando componentes genéticos, como sensores, interruptores de memoria o relojes biológicos, que pueden combinarse para modificar las funciones celulares existentes y añadir otras nuevas. Hasta ahora, el diseño de cada uno de sus circuitos era un proceso muy laborioso y requería de una gran experiencia. 

Los investigadores del MIT creen que con su lenguaje de programación cualquier persona puede escribir un programa para la función que se desee, por ejemplo la detección y respuesta a unas condiciones ambientales determinadas. Una vez creada la función, será posible generar una secuencia de ADN para llevarla a cabo. 

"Es, literalmente, un lenguaje de programación para bacterias", asegura Christopher Voigt, profesor de ingeniería biológica del MIT. Para escribir las funciones se utiliza un lenguaje basado en texto, de igual forma que se programa en un ordenador. Luego se compila el texto y se transforma en una secuencia de ADN que se pone en la célula, y el circuito se ejecuta en el interior de la célula. 

Lenguaje de programación biológico

El lenguaje de programación se basa en Verilog, un lenguaje de descripción de hardware que habitualmente se utiliza para programar los chips de ordenador. Para hacer una versión compatible que pueda operar con células, los investigadores diseñaron elementos como puertas lógicas y sensores que pueden ser codificados en el ADN de una célula de computación.

Los sensores pueden detectar diferentes compuestos, como oxígeno o glucosa, así como la luz, la temperatura, la acidez y otras condiciones ambientales. Además, es muy personalizable, ya que los usuarios también pueden añadir sus propios sensores. 

Los 7 lenguajes de programación mejor pagados del mundo

La versión actual está diseñada para la bacteria E. coli, pero los científicos están trabajando en su expasión a otras cepas bacterianas, incluyendo los Bacteroides, unos microorganismos que se encuentran habitualmente en el intestino humano.  

Este avance puede tener aplicaciones muy interesantes en el futuro. Una de ellas consiste en el diseño de unas células bacterianas que pueden producir medicamentos contra el cáncer cuando detectan un tumor. Los investigadores tienen la intención de hacer que la interfaz de diseño esté disponible en la web. 

Ver ahora: