Skip to main content

Crean una funda con piel artificial que puedes pellizcar o acariciar para controlar el móvil

Funda Piel Artificial

Marc Teyssier, Gilles Bailly, Catherine Pelachaud, Eric Lecolinet, Andrew Conn and Anne Roudaut

21/10/2019 - 22:23

Estamos acostumbrados a manejar el móvil tocando con nuestros dedos la fría y lisa superficie de la pantalla. También es posible darle órdenes con la voz, o mediante gestos. ¿Qué te parecería controlar el móvil usando caricias, cosquillas y pellizcos? Varios científicos del Bristol Interaction Group han creado una funda de móvil con piel artificial que puedes acariciar, pellizcar, hacer cosquillas o simplemente tocar, para controlar el smartphone.

Esta piel artificial sensible al tacto se ajusta a cualquier superficie, así que también se puede acoplar a un ratón, la correa de un smartwatch o los brazos de un robot, tal como se puede ver en el siguiente vídeo.

No se trata de una simple piel fabricada con silicona, como la que se usa en el cine o los disfraces. El concepto de piel artificial significa que no solo es sensible al tacto sino que, como la piel real, detecta cuando recibe una caricia, un pellizco, o un golpe. Esto permite controlar el smartphone con gestos naturales, sin necesidad de mirar la pantalla. Echa un vistazo al vídeo porque es espectacular:

Marc Teyssier, jefe del proyecto Skin-on Interfaces, explica que la tecnología que hay detrás es relativamente sencilla y barata de fabricar. Se puede hacer una funda de piel artificial por poco más de cinco euros.

Como la piel de verdad, esta piel sintética tiene varias dermis o capas. Está la capa superior, que es la que recibe los gestos del usuario. Una capa inferior más gruesa proporciona la resistencia y elasticidad, mientras que una capa central contiene los sensores que se comunican con el móvil, para transformar los gestos en órdenes para manejar el smartphone.

Esta capa sensorial recorre toda la funda, así que dispone de sensibilidad en toda la superficie de contacto.

Como se ve en el vídeo, se puede tocar los laterales de la funda para poner en marcha apps, y pellizcar para aprobar una orden, o hacer zoom. Literalmente podemos manejar el móvil tocando la funda mientras vemos la pantalla, que no quedará obstaculizada por nuestros dedos como cuando manejamos un móvil de forma convencional.

Pero el concepto de funda con piel artificial abre las puertas a nuevos usos. Por ejemplo, a la hora de transmitir emociones en un chat, o usar emojis. Si acariciamos la funda podemos transmitir una expresión de cariño. Si le hacemos cosquillas, un sonrisa, y si la pellizcamos, un gesto de enfado.

Es una aplicación muy curiosa aunque, de momento, Marc Teyssier y su equipo no tienen pensado comercializarla. Es un proyecto de código abierto, así que si ellos no lo hacen, otros podrían hacerlo sin ningún problema.

¿Veremos móviles con piel artificial en un futuro cercano?