Skip to main content

Elon Musk quiere que Neuralink se utilice como telepatía, pero reconoce que aún falta mucho para activarlo

Neuralink de Elon Musk

30/09/2020 - 08:50

Elon Musk ha hablado sobre el estado en que se encuentra Neuralink y las perspectivas que mantiene respecto al futuro del proyecto.

En principio parece que Elon Musk mantiene tres grandes frentes empresariales. El primero es el referente a Tesla y los próximos vehículos que esperan lanzar para conseguir que la empresa obtenga mayores beneficios y alcance a un gran número de conductores; otro es SpaceX y sus múltiples apuestas por la carrera espacial y por último está Neuralink y su intención de llevar la tecnología al cerebro humano.

Los implantes cerebrales de Neuralink quizá son lo más cuestionado. A pesar de la imaginación desatada que ha mostrado Elon Musk, instalar tecnología en el cerebro es un gran reto con muchos obstáculos. El primero puede ser el que corresponde a la salud de las personas, pero luego está la necesidad que puede haber, el vender la tecnología.

Elon Musk fue entrevistado por The New York Times el pasado lunes y comentó cómo para él ya somos un "modem de 300 baudios. Transmitiendo información muy lentamente en nuestro teléfono o tal vez un poco más rápido en una computadora si usamos 10 dedos".

En su opinión, si aumentásemos nuestra conexión con internet o dispositivos mediante un chip Neuralink no sería un gran cambio para nosotros, porque en estos días incluso cuando se fallece queda el rastro electrónico en la red, nuestras redes sociales, correos, página web...

Neuralink lo que haría sería acelerar esta conexión y podría usarse como si fuese telepatía o para conectar con inteligencia artificial. Una apuesta más que avanzada que no se corresponde con la realidad en que se encuentra el proyecto, que, según sus palabras, está en una "etapa muy, muy primitiva".

De momento, el enfoque empresarial va a estar en acercarlo a la práctica desde el aspecto médico con personas que sufran lesiones cerebrales o de médula espinal. Pero para esto todavía falta demasiado, antes de dar cualquier salto requieren de la autorización de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

En definitiva, se seguirá trabajando en el proyecto, pero por ahora hay más promesas que realidad y es complicado siquiera adelantar una fecha. Queda por preguntarse si conseguirán instalar su tecnología en cerebros, pero también si nos interesará dar ese salto.