Skip to main content

España se adhiere a la declaración por una Inteligencia Artificial ética

DeepMind

30/05/2019 - 19:46

En la arena digital, global por naturaleza y donde las fronteras no dejan de ser constructos de difícil orquestación, contar con un amplio consenso internacional suele ser fundamental. Tanto para evitar visiones distópicas de la tecnología como para avanzar con más fuerza y velocidad en la adopción de las mismas. Y si la técnica en cuestión es una tan ambiciosa y revolucionaria como la inteligencia artificial, con más razón todavía.

Por eso es tan trascendental el anuncio en el día de hoy de la OCDE, organismo que ha formalizado sus principios sobre inteligencia artificial que serán adoptados por sus 36 países miembros (incluida España) junto a Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Perú y Rumanía. 

Unos estándares internacionales que buscan garantizar que los sistemas de IA estén diseñados para ser robustos, seguros, justos y dignos de confianza.

“La inteligencia artificial está revolucionando la forma en que vivimos y trabajamos, y ofrece beneficios extraordinarios para nuestras sociedades y economías. Sin embargo, plantea nuevos desafíos y también está alimentando ansiedades y preocupaciones éticas.

Esto hace que los gobiernos tengan la responsabilidad de garantizar que los sistemas de IA estén diseñados de manera que respeten nuestros valores y leyes, para que las personas puedan confiar en que su seguridad y privacidad serán de suma importancia", ha explicado el Secretario General de la OCDE, el mexicano Angel Gurría.

Estos principios cuentan con el respaldo del grupo de expertos de la Comisión Europea que ya elaboró unas directrices para la inteligencia artificial ética. Y aunque no son legalmente vinculantes, las máximas lanzadas por la OCDE suelen ser respetadas por parte de los gobiernos nacionales a la hora de diseñar sus legislaciones particulares.

Estas son las seis leyes de la robótica propuestas por la UE

Los cinco principios éticos de la OCDE

  • La IA debería beneficiar a las personas y al planeta impulsando el crecimiento inclusivo, el desarrollo sostenible y el bienestar.
  • Los sistemas de IA deben diseñarse de una manera que se respete el estado de derecho, los derechos humanos, los valores democráticos y la diversidad, y deben incluir salvaguardas apropiadas, por ejemplo, permitir la intervención humana cuando sea necesario, para garantizar una sociedad justa y equitativa.
  • Debería haber transparencia y divulgación responsable en torno a los sistemas de inteligencia artificial para garantizar que las personas entiendan cuándo se están interactuando con ellos.
  • Los sistemas de inteligencia artificial deben funcionar de manera robusta, segura y fiable durante toda su vida útil, y los riesgos potenciales deben evaluarse y gestionarse continuamente.
  • Las organizaciones e individuos que desarrollan, despliegan u operan sistemas de IA deben ser responsables de su correcto funcionamiento en línea con los principios anteriores.

Ahora los expertos en política digital de la OCDE se basarán en estos principios para, en los próximos meses, producir una guía práctica para su implementación.

Ver ahora: