Skip to main content

Francia equipará sus satélites con armas para defenderse en una hipotética guerra espacial

Imagen de la NASA

29/07/2019 - 14:35

Hasta ahora, todo el dinero destinado al espacio se invertía en ciencia, ingeniería y avances tecnológicos que contribuyen a mejorar la vida en la Tierra y nuestro conocimiento sobre el espacio, pero ahora hay un nuevo objetivo, la guerra espacial

Francia está planeando armar sus satélites para poder defenderse. La revista Le Point recoge la información de varios funcionarios del Gobierno de Emmanuel Macron que aseguran la existencia de una proyecto para crear un programa de autodefensa espacial

La propia ministra de Defensa, Florence Parly, ha declarado para el medio Task and Purpose que "si nuestros satélites están amenazados, consideraremos cegar a los de nuestros oponentes" equipando los satélites de nueva generación con toda clase de armamento defensivo. 

Las guerras del futuro serán en el espacio: los países se preparan para crear nuevas armas

Uno de los objetivos será equiparlos con cámaras para identificar posibles ataques por parte de otros satélites, así como armas desde ametralladoras y láseres que les permitan contraatacar y defenderse.

También se mencionan observadores nano-satélites que consistirían en diminutas cápsulas colocadas alrededor de los satélites que servirían para patrullar y proteger la tecnología creada por Francia para la observación del clima y las comunicaciones de este país europeo. 

Esta medida no es original de Francia, sino una consecuencia directa de los proyectos similares que se conocen de otros países como Estados Unidos. El presidente Donald Trump firmaba a principios de este año una directiva para crear una nueva rama dentro de las fuerzas armadas estadounidenses dedicada a la defensa del espacio. 

Project Kuiper

Ya se sabe que una de las tácticas más importantes en la guerra es estar preparado para cualquier ataque, incluso, por encima de intentar mantener un diálogo de paz. Esta posible guerra futurista no sólo se acotaría a la defensa de los satélites y el espacio que cubre cada país, los países están barajando muchas posibilidades. 

Un buen ejemplo de hasta dónde puede llegar este nuevo tipo de conflicto sería la experimentación con la atmósfera, que tanto Estados Unidos como Rusia o China prueban con el objetivo de crear bombas ionosferas que perturben las comunicaciones del país enemigo, pero que tendría consecuencias aún mayores. 

Ver ahora: