Skip to main content

La inteligencia artificial y Google Maps permiten calcular la obesidad desde el espacio

04/09/2018 - 07:47

La obesidad es un problema de salud pública. Los diferentes países empiezan a tomar medidas para atajar la obesidad de la población, y una de las claves pasa por saber cómo el entorno nos anima al consumo de productos nada saludables. Hay diferentes estudios para lograrlo, pero... ¿y si la IA y Google Maps nos echan una mano para evaluar el entorno y su relación con la obesidad?

Los investigadores de la Universidad de Washington se han servido de Google Maps y la inteligencia artificial para analizar diferentes imágenes de ciudades norteamericanas y obtener un vínculo entre el ambiente y la obesidad. Concretamente, entre los diferentes comercios y el estado de la población. Las ciudades que se han analizado para trazar este mapa han sido Bellevue, Seattle, Tacoma, Los Ángeles, Memphis y San Antonio. 

Eso sí, no se han monitorizado las ciudades completas, sino 1.695 secciones de esas seis ciudades. ¿El método para analizar esto? 150.000 fotografías tomadas con los satélites y pertenecientes a Google Maps han sido introducidas en una red neuronal convolucional (llamada CNN). Se trata de una inteligencia artificial que se vale del deep learning para analizar y trazar ese vínculo entre el entorno y la obesidad. En definitiva, han conseguido trazar este mapa de obesidad desde el espacio.

Eso sí, la inteligencia artificial no partía de cero, ya que tenía la información de 1,2 millones de imágenes que sirvieron para analizar el entorno. Así, se identificaron carreteras, edificios, agua, tierra y espacios verdes. También se evaluó la presencia de gasolineras, centros comerciales o tiendas de mascotas para analizar esa relación entre el área y la obesidad.

¿Los resultados? No son nada nuevo. El grupo de investigadores observó cómo la inteligencia artificial nos contaba algo que ya sabíamos: que las zonas superpobladas sin vegetación fomentan la obesidad, mientras que las zonas urbanas con presencia de áreas verdes, donde hacer ejercicio, fomentan la actividad y una vuda más saludable.

Si esto ya lo sabíamos, os preguntaréis por qué es tan útil este método para analizar la población. Desde la Universidad afirman que este tipo de estudios nos servirán como un indicador del riesgo de la enfermedad, ya que analizar los diferentes vecindarios sirviéndonos de imágenes ya creadas, gracias a los satélites que nutren a Google Maps, y la inteligencia artificial será más rápido y barato que con otros métodos.

Así, se podrán encontrar características asociadas a la enfermedad, algunas de ellas nunca antes descubiertas.

Ver ahora: